Las curiosidades de las urnas: del empuje de Sumar en Antas de Ulla al apoyo a Escanos en Branco

Castro de Rei es donde Vox tiene más apoyo y Pacma recibe sufragios en buena parte de la provincia
Votación en un colegio electoral, este domingo en Lugo. VICTORIA RODRÍGUEZ
photo_camera Votación en un colegio electoral, este domingo en Lugo. VICTORIA RODRÍGUEZ

El cuadro político lucense está claro, pintado con grandes trazos que prueban que manda el azul popular, que los ribetes rojos socialistas son una anécdota en una esquina del mapa y que el tono celeste nacionalista va emergiendo con fuerza. Pero hay, por debajo, pinceladas que llenan el mapa de matices y curiosidades.

La provincia vota igual, pero solo en líneas generales

El panorama general tiene a veces matices. Sí, el PP es el partido más votado, pero hay municipios en los que sigue creciendo y muchísimos en los que baja, claro que caer estando por encima del 50, y a veces del 60 por ciento, no es desplomarse. El PSOE, según el panorama global, baja, pero hay lugares en los que algo creció y sigue ganando en Ribeira de Piquín, Negueira de Muñiz y Pedrafita. Pero el PSOE también está en estado crítico en algunos municipios. En Sober, por ejemplo, no llega al 10 por ciento del voto y en varios más supera por poco ese límite.

El BNG se dispara, pero hay poblaciones en las que pincha

El Bloque sumó 46.574 votos el domingo en la provincia y registró una subida de 3,63 puntos. El crecimiento fue generalizado, pero hubo lugares en los que pinchó. Bajó, por ejemplo, en Ribeira de Piquín, localidad de la que procede su candidata por la provincia, o en poblaciones mariñanas como Xove, Cervo, Burela, Barreiros, donde gobierna en el Concello, así como en Trabada, En Muras, donde también gobierna, hubo otro ligero tropiezo, igual que ocurrió en A Pastoriza, Meira , Palas de Rei, Antas de Ulla o Triacastela. Son bajadas, en todo caso, limitadas y con escaso impacto ante la tendencia general de crecimiento.

Vox es la cuarta fuerza en la mayoría de municipios

Vox es políticamente irrelevante en Lugo. Se queda en el 1,80 por ciento de los sufragios, pero aún así recibió 3.348 votos, lo que supone que es la cuarta fuerza. Esa es una condición que se repite a nivel local con alguna rara excepción, como la de Andas de Ulla, donde esa posición la ocupó Sumar.

Vox retrocede porcentualmente en casi todo Lugo y encuentra su tope de apoyo en Castro de Rei, donde llegó al 3,12 por ciento de los sufragios. Obtuvo 86. El segundo porcentaje más alto se dio en Abadín, con un 2,81 por ciento de los votos, 33 en total. El porcentaje fue muy inferior en Lugo, aunque abultara más, con 982 apoyos, o Monforte, con 212.

Sumar, un partido que queda en la irrelevancia

Sumar es, de lejos, la formación que peor parada sale si se mira a los "grandes" de la política y solo hay una población en la que sobresale. Se trata de Antas de Ulla, donde llegó a los 86 votos, a distancia pero no tan lejos de los 126 del Bloque. Es un resultado llamativo, que en la zona se explica en que allí no se ha superado aún la ruptura traumática que sufrió el BNG. Pero Antas es una especie de rara aldea gala de Sumar, que en general quedó en cuarto lugar en la provincia y tuvo 1.112 votos, pero que en algunos lugares llegó a ser superado por Podemos, pese al fracaso monumental de esa formación. El sorpasso se dio, por ejemplo, en Trabada, aunque con cifras ridículas: tres votos para Podemos y dos para Sumar.

Leve movimiento animalista que llega a casi todas partes

Pacma, partido animalista, se presenta desde hace años y siempre obtiene cierta cosecha, aun sin hacer campaña. No le da frutos como para tener representación, pero se hace ver. El 18-F sumó 449 votos en la provincia y tuvo apoyos en una parte importante de los ayuntamientos. Sobresalen los respaldos logrados en la zona de A Mariña, con 24 en Viveiro o 17 en Foz, por ejemplo, o los 186 de la capital. También hubo muchos concellos en los que se llevó al menos un voto. A Montaña y la zona sur fueron las zonas menos generosas. Fonsagrada, Baleira, Cervantes, Samos, O Páramo, O Incio o Ribas de Sil estuvieron entre las localidades en las que ningún vecino se fijó en esa opción.

ECG, un estreno político muy flojo en las urnas

Los lucenses pudieron elegir por primera vez la papeleta de Espazo Común Galeguista (ECG), pero pocos se interesaron por esa opción, que se quedó en 247 votos. El mejor resultado se dio en Becerreá, donde tuvo 55 y fue quinta fuerza. Se explica el apoyo en el hecho de que Manuel Martínez se sumó al proyecto político de Pachi Vázquez. En Meira, de donde es el candidato, la lista recibió diez y hubo muchos donde concellos donde no obtuvo ninguno.

El blanco es una opción no tan despreciable para algunos

Hay quien va a votar, y a ejercer por tanto la política, para decir que no vale y hay que boicotearla. Y de ese modo Escanos en Branco sumó el voto de 560 lucenses. En muchos lugares tuvo un cero patatero, pero logró 11 papeletas en Ribadeo o 16 en Viveiro y 10 en Foz, por ejemplo.

La justicia en el mundo llena corazones, pero no urnas

Seguro que una abrumadora mayoría de lucenses están a favor de un mundo más justo, pero si esa causa va escrita en mayúsculas en una papeleta electoral la cuestión cambia y no le hace caso casi nadie. Esa formación, que ni siquiera hace campaña, tuvo 147 votos. Eso sí, en la mayoría de municipios hubo alguien que la eligió, 45 de ellos en la capital, pero también hubo muchos lugares en los que nadie les escogió.

Comentarios