Domingo. 21.10.2018 |
El tiempo
Domingo. 21.10.2018
El tiempo

Voluntarios ofrecen bebidas y charla a pacientes de quimioterapia del Hula

Presentación del proyecto en el Hula.
Presentación del proyecto en el Hula.
El proyecto Carrito Don Amable de la Aecc y la ITV está teniendo buena acogida. Vázquez Penín destaca la importancia de acompañar al enfermo durante el tratamiento

La Asociación Española contra el Cáncer (Aecc), en colaboración con Estación Seguridad y Control ITV y el área de Humanización del Hula, ha puesto en marcha el propyecto ‘Carrito Don Amable’, un servicio en el que voluntarios ofrecen a los pacientes que reciben quimioterapia una bebida caliente o un zumo y charla.

Muchos enfermos oncológicos coinciden en que, pasado el momento del diagnóstico, uno de los trances más duros es el de la quimioterapia: un tratamiento duro, con efectos secundarios molestos y que se prolonga mucho en el tiempo. Acompañarlos en ese período es, según recordó el delegado de la Aecc en Lugo, José Luis Vázquez Penín, el objetivo del programa, que contó con un respaldo definitivo.

Vázquez Penín explicó que tres trabajadores de la ITV decidieron presentarlo a un certamen solidario de su empresa y en el que el del carrito recibió el tercer premio, valorado en 5.000 euros. Esos fondos, más la ayuda de Gadis de 150 euros en productos perecederos dio el espaldarazo que precisaba el plan y que permitió que sea una realidad desde hace quince días.

Está atendido de lunes a viernes, entre la una y las dos y media, por voluntarios de la Aecc, que comparten con los pacientes una bebida caliente, una galleta, zumos, revistas o prensa y algo de conversación, además de dar a conocer los servicios de la asociación.

Los productos que se ponen a disposición de los enfermos, de forma totalmente gratuita, son limitados por las propias características del hospital de día de Oncohematología. Como la quimioterapia es un tratamiento que produce en muchos enfermos nauseas es preciso que todos sean productos que no desprendan olor. Las bebidas deben estar envasadas y las calientes, servidas en un vaso con tapa. Para acompañar, se ofrece una galleta en su envase individual.

Según reconoció la supervisora del hospital de día los pacientes valoran mucho la iniciativa, que ayuda a pasar con más confort la jornada de tratamiento. No existe una media de tiempo que los pacientes pasan en el hospital de día porque depende mucho de su patología y del tratamiento prescrito. Algunos tan solo permanecen treinta minutos pero otros pueden tener que pasar hasta diez horas, con lo que la posibilidad de tomar una bebida caliente es muy bien recibida.

Voluntarios ofrecen bebidas y charla a pacientes de quimioterapia...
Comentarios