miércoles. 18.09.2019 |
El tiempo
miércoles. 18.09.2019
El tiempo

La vocación venció a la rutina

La lucense Victoria Maseda arrasa en Madrid y alrededores gracias a su empresa de cátering especializada en productos de su tierra

Victoria Maseda durante un servicio de cátering. EPLA VOCACIÓN es la tendencia natural que siente una persona hacia determinadas actividades. Es una inclinación innata que se manifiesta en la infancia y que, a veces con demasiada facilidad, queda sepultada entre otras obligaciones y responsabilidades temporales. La RAE va un paso más allá y define vocación como "inspiración con que Dios llama a algún estado, especialmente al de religión". En el caso de la lucense Victoria Maseda no fue un ente divino quien la empujó a querer —y poder— vivir de lo que más le apasiona, sino que su experiencia desde pequeña, cocinando con su abuela —"necesitaba un pinche hasta para hacer un huevo frito"— fue lo que le permitió, muchos años después y ya viviendo en Madrid, decidir un cambio de vida para iniciar un negocio que desde 2015 marcha viento en popa.

Maseda aterrizó en la capital española hace 13 años. Sus primeros pasos los dio en una consultoría y después en un laboratorio farmacéutico, trabajos en los que la rutina es protagonista y donde la creatividad brilla por su ausencia. Tras muchos quebraderos de cabeza y una excedencia negociada con el laboratorio, la lucense decidió, hace tres años y medio, poner fin a esa monotonía diaria para dar rienda suelta a su verdadera pasión: cocinar para los demás. De ahí surgieron dos proyectos, Yoteloguisotútelocomes y Dolce Viti, ideas que han madurado con el paso del tiempo hasta convertirse en lo es hoy Masseda Cátering de Origen, una empresa consolidada con un marcado sabor a Galicia.

La palabra origen no es una simple cuestión de "branding" comercial. Si su proyecto es un ejemplo de crecimiento es por el cuidado que Victoria Maseda destina a la selección de los productos que incluye en sus elaboraciones. No le vale cualquier cosa. Por eso sus empanadas gallegas, hechas por ella misma, son el producto estrella y arrasan en todos los eventos que organiza. "En Madrid llaman empanada a un pisto con masa", ironiza. Y por eso, su rape al horno con almejas y langostinos, un plato que suele preparar en fechas navideñas, es ya una celebridad por sí mismo en la Meseta.

Maseda define su cocina como "súper tradicional, fácil de comer". Esto no le impide incluir recetas "especiales pero pequeñitas" como el arroz con guiso de calamares que triunfó en un evento que le encargó un exjugador del Real Madrid hace escasos días. La lucense unió su talento en los fogones, cocinado a fuego lento desde pequeña, con cursos de cocina, repostería y negocios. Aderezó su formación con buenas ideas, buenos contactos y una profesionalidad que le ha convertido, por derecho propio, en una auténtica embajadora de la gastronomía gallega.

El origen es fundamental para Maseda, pero no solo se reduce al producto. "Vuelvo a Lugo una vez al mes". Aquí es la madrileña. En Madrid, la gallega. Para sus clientes es la perfecta anfitriona y organizadora de aquellos eventos que el infernal ritmo de la capital obliga a encargar a terceras personas. Una evolución lógica de una historia que arrancó hace 30 años cocinando un huevo frito.

Receta del éxito ►Máximo cuidado del detalle
No hay nada que Victoria Maseda deje al azar. Dispone de un local de 180 metros cuadrados en el que organiza cumpleaños infantiles, reuniones de empresa o fiestas sorpresa. Entre los servicios que ofrece la empresa está el cátering para eventos, cursos de cocina y nutrición o el chef a domicilio. Este último es uno de los más solicitados porque "vamos a cocinar a tu casa, hacemos la compra, ponemos la vajilla y la cubertería y nadie se entera de que hemos estado allí", asegura la lucense.

Radio de acción
La empresa está afincada en Madrid pero se desplaza a ciudades cercanas comoToledo, Segovia oGuadalajara. "También hemos hecho una boda en Mallorca y un bautizo en Galicia. Dentro de poco tenemos otro enlace matrimonial en Asturias. No nos importa viajar si el cliente confía en nosotros", reconoce Maseda. "A todo el mundo le encanta Galicia", dice orgullosa. Abanderar su gastronomía en una ciudad tan exigente como Madrid es, sin duda, una de las claves de su éxito. La otra es su evidente talento.

La vocación venció a la rutina
Comentarios