Martes. 25.09.2018 |
El tiempo
Martes. 25.09.2018
El tiempo

Venezuela también ríe

Ernesto Cortez durante su espectáculo en e  bar Cinco Sentidos. J. VÁZQUEZ
Ernesto Cortez durante su espectáculo en e bar Cinco Sentidos. J. VÁZQUEZ

El reconocido actor de Caracas Ernesto Cortez recaló en Lugo para motivar a sus compatriotas con su espectáculo 'No te des por vencido'

De niño soñaba con ser artista, piloto de avión y paracaidista, pero ni su familia ni las circunstancias que lo rodeaban apuntaban en la misma dirección que sus sueños. Sin embargo, Ernesto Cortez (Caracas, 1957) siempre se negó a resignarse y acabó siendo uno de los actores y humoristas más reconocidos de la televisión venezolana. Y tras alcanzar una de sus metas, el artista reunió el dinero suficiente para formarse como piloto y paracaidista y encontró trabajo en tres de las principales compañías aéreas de su país natal.

Ernesto Cortez habla con humildad de su experiencia vital, pero sabe que su esfuerzo y sus logros pueden servir de ejemplo para otras personas, por lo que creó un espectáculo sobre motivación que llevará por todo el territorio nacional y que este sábado estrenó ante sus compatriotas en la capital lucense. "El show consta de dos partes, una conferencia de motivación vivencial y un pequeño espectáculo de humor en el que busco la interacción del público. El objetivo es motivar a los venezolanos que viven momentos muy difíciles lejos de sus familiares y a veces pierden el optimismo. Yo hablo de mi propia experiencia, de mis sueños, mis obstáculos, mis sacrificios y mis logros. No importa el tamaño de los problemas, importa la actitud para buscar nuevas oportunidades", dice.

Cortez —que trabajó en su país en programas televisivos de gran éxito como ‘Bienvenidos’ o la telenovela ‘La dama de rosa’— explica que llamó a muchas puertas y escuchó muchas negativas antes de lograr sus metas.

"Me presenté en un estudio de grabación y le pedí una oportunidad al conocido director Miguel Ángel Landa, pero me dijo que era imposible. Yo trabajaba en la calle de vendedor y seguí acudiendo al estudio durante meses a ofrecerme para lo que fuera sin cobrar. Un día me dijo: ‘Has demostrado que quieres realmente trabajar aquí, así que mañana empiezas’. Y para ser piloto igual. Ya tenía 42 años cuando decidí prepararme", recuerda, "y todos me decían que iba a gastar todos mis ahorros en vano. Pero me formé y llamé a muchas puertas hasta que me dieron trabajo. Si uno quiere algo, puede lograrlo, eso es lo que intento transmitir".

Con su espectáculo — titulado ‘No te des por vencido’— el artista venezolano intentó este sábado levantar el ánimo y arrancar las sonrisas del público. Y una vez más, como era previsible, consiguió su propósito.
 

Venezuela también ríe
Comentarios