El Concello ofrece tres parcelas a la Xunta para viviendas sociales

El principio de acuerdo entre las administraciones local y autonómica para permutar el terreno de O Castiñeiro donde se iban a hacer los pisos por otra finca en alguna otra zona de la ciudad lleva a la plataforma vecinal a suspender la movilización que tenía prevista para la noche del viernes con velas y féretros
Vista de Ramón Piñeiro, donde está la parcela en la que la Xunta planeaba hacer 58 pisos sociales. XESÚS PONTE
photo_camera Vista de Ramón Piñeiro, donde está la parcela en la que la Xunta planeaba hacer 58 pisos sociales. XESÚS PONTE

La plataforma vecinal constituida en O Castiñeiro hace semanas para tratar de evitar que la Xunta construya más viviendas sociales en este barrio anunció este miércoles que suspende la manifestación que tenía prevista para el viernes por la noche por las calles de la ciudad, un movimiento que preveía acompañar con velas y féretros.

Los vecinos han tomado esta decisión tras la reunión que técnicos de la Xunta y del Concello mantuvieron este miércoles a primera hora de la mañana, en la que la alcaldesa, Lara Méndez, puso sobre la mesa tres parcelas municipales que ya están tasadas para permutar alguna de ellas por la que tiene la Xunta en O Castiñeiro.

En la reunión, a la que también asistieron vecinos, técnicos de ambas administraciones y el delegado de la Xunta en Lugo, Javier Arias, se acordó trabajar para avanzar en esa permuta patrimonial. Aunque no dará tiempo a cerrarla antes de las elecciones del próximo domingo, de momento ese compromiso sirve a los vecinos para frenar la movilización que tenían previsto llevar a cabo.

El gobierno local no informó de en qué zonas de la ciudad están esas parcelas. Explicó que son las tres que ya ofreció a Abanca para cambiar por el antiguo colegio del Sagrado Corazón y poder hacer en este un centro de salud, y que por tanto tiene prioridad la entidad bancaria a la hora de elegir. El equipo de Méndez precisó que el Concello puso sobre la mesa esas tres fincas para intentar avanzar en un acuerdo y demostrar que la voluntad de colaboración de la administración local para resolver el conflicto es total, pero quiso dejar claro que pueden estudiarse también otras opciones.

Con todo, la alcaldesa quiso dejar patente que  este acuerdo entre administraciones no implica que la Xunta vaya a paralizar el proceso de contratación del proyecto de viviendas en O Castiñeiro, ya que la Administración autonómica insiste en que este está condicionado a la materialización de la permuta.

El conflicto

El inicio del proceso de contratación por parte de la Xunta para hacer el proyecto de viviendas sociales de O Castiñeiro dio lugar a que los vecinos del barrio se levantaran contra esta prestensión y forzaran a implicarse en el asunto a la corporación municipal, que adoptó un acuerdo plenario para pedir a la Xunta que renunciara a hacer más viviendas en ese lugar y que las construyese en Garabolos, la ubicación que estaba prevista inicialmente. Para eso, el acuerdo incluía instar a la Xunta a solicitar un cambio de calificación de la parcela de O Castiñeiro en el PXOM, para que deje de ser residencial.

Asimismo, gobierno y oposición municipal se comprometieron a estudiar las demanda de equipamientos públicos que los vecinos tienen para la zona, donde en los últimos años el Concello ya llevó a cabo numerosas inversiones, recalca el ejecutivo, como un centro social, mejoras en espacios deportivos y la construcción de aparcamientos disuasorios, y tiene previstas otras, como la renovación y ampliación de la zona de juegos. La Xunta, por su parte, está finalizando muy cerca, en el barrio de A Residencia, su mayor inversión en la ciudad en los últimos años y hará un gran aparcamiento en la Avenida de Breogán.

De momento, y a cuatro días de las elecciones municipales, el conflicto parece que aminora. Y mientras Xunta y Concello trabajan para buscar una nueva localización para edificar, la Consellería de Vivenda mantiene en paralelo su compromiso de construir 70 pisos en Garabolos. Su intención es hacer 126 vivendas en Lugo de aquí a 2026, con una inversión de 16 millones de euros. Cuenta para ello con cofinanciación europea, pero para no perderla debe cumplir ese plazo, recuerda la alcaldesa, que insta a la Xunta a no perder tiempo.

Comentarios