Varios conductores denuncian en Lugo que recibieron el impacto de balines

La Policía Nacional cortó un tramo de la Ronda da Muralla de Lugo, en el entorno de la gasolinera Martínez, para poder determinar desde dónde se realizaron los disparos
Una patrulla durante el peritaje en la Ronda da Muralla. XESÚS PONTE
photo_camera Una patrulla durante el peritaje en la Ronda da Muralla. XESÚS PONTE

Agentes de la Policía Nacional de Lugo cortaron este jueves un tramo de la Ronda da Muralla, en las inmediaciones de la gasolinera Martínez, para poder llevar a cabo un peritaje y determinar desde dónde se realizaron los disparos que impactaron contra varios turismos que circulaban por la zona.

La actuación de los agentes se llevó a cabo después de que al menos dos conductores acudiesen a la comisaría provincial de la Rúa Chantada para denunciar que habían recibido el impacto de varios balines en sus vehículos.

Los coches sufrieron desperfectos, pero ni los conductores ni sus acompañantes resultaron heridos. Los policías abrieron entonces una investigación para esclarecer las circunstancias del suceso y determinar si hubo más vehículos afectados.

Según explicaron los denunciantes, cuando recibieron el impacto de los balines había bastante tráfico y numerosos viandantes caminaban por la Ronda, por lo que los autores de los disparos crearon una situación de peligro que pudo haber tenido consecuencias graves.

La Policía Nacional de Lugo investigó en otras ocasiones los daños causados en varios turismos que circulaban por la Ronda da Muralla, pero provocados por el lanzamiento de piedras. En uno de estos incidentes, una piedra de gran tamaño rompió la luna delantera de un coche y llegó a alcanzar al conductor, pero sin ocasionarle lesiones importantes.

Piedras en un aparcamiento

Recientemente, agentes de la Policía Local identificaron a dos menores que supuestamente arrojaron piedras contra varios coches estacionados en un aparcamiento y alegaron que había sido sin querer, ya que estaban jugando a lanzarlas contra la muralla.

Una patrulla de la Unidad Territorial de Policía de Barrio se movilizó después de que varios ciudadanos llamasen a la Sala del 092 para comunicar que unos jóvenes estaban lanzando piedras a los vehículos que se encontraban estacionados en el párking de Rúa Ramón y Cajal, en las inmediaciones del Sanatorio Nosa Señora dos Ollos Grandes, actualmente Hospital Quirón. 

Los dos chicos fueron identificados en el lugar del incidente y los agentes localizaron a sus progenitores para explicarles lo sucedido.