domingo. 28.11.2021 |
El tiempo
domingo. 28.11.2021
El tiempo

"Vais a regular el tráfico bajo las ruedas de mi coche", amenazó un conductor

El acusado, en el Penal 2. P.V.
El acusado, en el Penal 2. P.V.
El hombre, que circulaba ebrio y sin luces por la N-6, atacó a los agentes y se tiró al suelo a comer tierra. Aceptó 21 meses de cárcel

Un lucense, con iniciales J.C.E.C., aceptó este jueves una condena de 21 meses de prisión después de protagonizar un rocambolesco altercado con la Guardia Civil en la Nacional 6. El hombre, que conducía ebrio, se tiró al suelo a comer tierra, atacó a los agentes y los amenazó con frases como: "Vais a regular el tráfico debajo de las ruedas de mi coche".

Este jueves, dos años después del incidente, el acusado reconoció los hechos ante el juez del Penal número dos de Lugo y pactó la condena con la representante del ministerio fiscal, que solicitaba inicialmente dos años y medio de cárcel. Las partes acordaron además la suspensión de la pena a condición de que el acusado no vuelva a delinquir en un plazo de veinticuatro meses, por lo que de momento no tendrá que ingresar en un centro penitenciario.

El incidente se registró sobre la una y media de la madrugada del 17 de julio de 2019, cuando el hombre conducía su turismo por el municipio de Lugo "sin el debido alumbrado". En un momento del trayecto, una patrulla de la Guardia Civil de Lugo le dio el alto en la Nacional 6 y los agentes observaron que el conductor, además de no llevar las luces encendidas, presentaba síntomas de embriaguez, por lo que le comunicaron que tenía que someterse a la prueba de alcoholemia.

Los agentes solicitaron la intervención de una patrulla de Tráfico y, mientras esperaban su llegada, el acusado insultó de forma reiterada a los guardias con expresiones como: "Sois unos comemierdas; me cago en vuestra puta madre y en todos vuestros putos muertos" o "voy a colgaros el traje y no vais a trabajar más en vuestra vida", entre otras muchas.

Ver más: Condenados a tres meses los siete acusados por el ataque a una casa en Negueira

Cuando llegó el equipo, los agentes empezaron a confeccionar las diligencias policiales y el hombre mantuvo la misma actitud. Tal y como recoge la Fiscalía en su escrito de acusación, el conductor, "además de reiterar ante todos los agentes presentes insultos similares a los anteriormente reseñados, comenzó a proferir hacia todos ellos de manera reiterada diversas amenazas".

El hombre les dijo cosas como: "Con una pistola os mato a todos; os voy a pegar un tiro a cada uno de vosotros; vais a regular el tráfico debajo de las ruedas de mi coche" o "moriréis vosotros y vuestras familias". Asimismo, hizo gestos con la mano simulando disparar contra los agentes y escupiendo en varias ocasiones hacia ellos.

El acusado se negó a que su vehículo fuera retirado del lugar, a pesar de que se encontraba mal estacionado y entorpeciendo la circulación, pero los agentes lo cambiaron de ubicación y trasladaron también al hombre. En ese momento, el acusado comenzó a correr e intentó fugarse, pero los agentes lo interceptaron.

Aun así, el hombre no depuso su actitud y volvió a proferir insultos y amenazas hacia los guardias. Además, en medio de su delirio, se tiró de forma repentina al suelo y comenzó a comer puñados de tierra, por lo que los guardias se vieron obligados a sujetarlo con fuerza "para evitar que continuara con dicho comportamiento".

El hombre ya tiene a sus espaldas al menos otras tres condenas firmes por un delito de tráfico de drogas, otro de coacciones y amenazas leves y uno de daños

En ese momento, el hombre se puso todavía más agresivo y le propinó varias patadas a la puerta del vehículo oficial, "provocando que esta golpease a un agente". También lanzó varias patadas hacia los miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad, llegando a alcanzar a uno de ellos, que no sufrió ningún tipo de lesión.

ANTECEDENTES. Ante esta escena, los agentes detuvieron al hombre y lo llevaron a los calabozos. Unas horas más tarde, sobre las diez de la mañana, lo trasladaron a otras dependencias y en el trayecto volvió a insultar a los guardias y les gritó: "Sois unos retrasados mentales". Además, les dijo que, tan pronto como la jueza lo dejara en libertad, estrellaría su automóvil contra un coche de la Guardia Civil para matarlos.

El hombre -que ya tiene a sus espaldas al menos otras tres condenas firmes por un delito de tráfico de drogas, otro de coacciones y amenazas leves y uno de daños- fue acusado de un delito de atentado a los agentes de la autoridad, por el que la Fiscalía de Lugo solicitó inicialmente una condena de dos años y medio de prisión.

Finalmente, las partes llegaron a un acuerdo de conformidad y el hombre aceptó 21 meses de cárcel. Por la alcoholemia del día de este altercado, J.C.E.C. ya fue sometido a un juicio rápido y resultó condenado como autor de un delito contra la seguridad vial.

"Vais a regular el tráfico bajo las ruedas de mi coche", amenazó un...