lunes. 21.10.2019 |
El tiempo
lunes. 21.10.2019
El tiempo

Una republicana en el cuartel

Rasgado en la tela de la bandera que muestra la franja morada tapada. MARÍA G. MORADO
Rasgado en la tela de la bandera que muestra la franja morada tapada. MARÍA G. MORADO

BANDERA ▶ La única bandera republicana que conserva la Guardia Civil en Galicia está en Lugo. Tardó 75 años en regresar al cuartel de la Praza de Bretaña, desde el Museo del Ejército. La insignia fue concedida por el Gobierno a la comandancia de Lugo en 1935. Un año después, se le cosía un retal rojo para tapar su franja morada.

DEJÓ EN LUGO 1944 y no volvió hasta 2019. Durante estos 75 años, alguien optó por conservar la bandera que el Gobierno de la Segunda República le concedió a la comandancia de la Guardia Civil de Lugo y esta volvió a sus orígenes rescatada del Museo del Ejército por el coronel Miguel González Arias, tras una investigación sobre el paradero de la insignia que llevó a cabo él mismo durante dos años.

La bandera republicana de la Guardia Civil de Lugo es la única que tiene la Benemérita en Galicia y una de las pocas que todavía se pueden encontrar en España. Un escrito hallado por el coronel en el cuartel ordenando la retirada de las banderas republicanas el 1 de julio de 1944 le suscitó la curiosidad y, finalmente, lo motivó a indagar dónde podría estar la insignia que el Gobierno republicano le había entregado a la comandancia lucense.

"La bandera fue cedida en depósito por Defensa a la comandancia, aprovechando la celebración, el mes que viene, del 175 aniversario de la Guardia Civil en Lugo. Después de hacer varias llamadas e indagar dónde podría estar, me enteré de que se guardaba en Madrid, en el colegio de guardias jóvenes de Valdemoro, a donde llegó procedente del Museo del Ejército. Me recomendaron que no le diese la luz y que estuviese en posición horizontal o en plano inclinado. Ahora encargaremos una vitrina para poder guardarla ahí", afirma el coronel.

MORADO. Aunque es republicana, la bandera en cuestión luce con dos franjas rojas -una más oscura que otra- y una gualda en medio. Solo una pequeña rasgadura en la tela en la franja inferior desvela el morado que había en la insignia original, que fue tapado tan solo un año después de la fecha en la que fue entregada, coincidiendo ya con la Guerra Civil.

"Una disposición del Gobierno, del 6 de octubre de 1935, informaba de la entrega de la bandera republicana a la Guardia Civil de Lugo, entre otras localidades como Ourense, Toledo o también en Navarra. La bandera tricolor -roja, gualda y morada- se entregó a la Guardia Civil de Lugo el 1 de noviembre de 1935 y el 29 de agosto de 1936 sale un decreto, publicado en Burgos, obligando a restablecer la bandera bicolor -roja y gualda- como bandera de España en la zona nacional. A partir de ahí, para aprovechar la bandera se le cose un retal de tela rojo oscuro sobre el morado y se bordan encima las letras de Lugo, que ya tenía la franja morada. De esta forma, a la bandera se le siguió haciendo honores ocho años más, hasta que el 1 de julio de 1944, un escrito ordenaba la retirada definitiva de esta bandera", afirma Miguel González.

La bandera es cuadrada , tiene flecos a su alrededor y mide un metro por un metro. Sobre ella está bordado el escudo de España, aunque sin las coronas reales cerradas, que representan la monarquía, sobre las columnas de Hércules. Sí, en cambio, tiene una corona mural sobre el escudo, que representa un castillo almenado. El escudo reproducía el que tenía el reverso de las monedas acuñadas durante la Primera República entre 1869 y 1870.

"La corona mural viene de la época de los romanos y era el premio que se le daba al primer soldado que ponía el estandarte tras la posición enemiga", indica el coronel de la Guardia Civil en Lugo.

Junto con la bandera, Miguel González también rescató el mástil -que estaba en el Museo de la Dirección General de la Guardia Civil- y la moarra que se pone sobre él, que, en este caso, tiene grabado el escudo de Lugo, por un lado, y el de la Guardia Civil de la República, por el otro. Tres cintas, de los mismos colores de las franjas, unidas por un lazo demuestran que se trata de una bandera a la que se le tiene que rendir honores, privilegio que solo tienen aquellas concedidas por el Gobierno.

La bandera roja y gualda, con el águila de San Juan sobreimpresa, se impuso durante el franquismo y parte de la democracia ya que no fue hasta 1982 cuando se adoptó la actual enseña constitucional sin el águila. El 27 de julio de ese año, el entonces presidente de la Diputación, Luis Cordeiro, haría entrega de un lote de las nuevas banderas constitucionales a los miembros de la Benemérita en Lugo, en un acto institucional.

Una republicana en el cuartel
Comentarios