Jueves. 17.01.2019 |
El tiempo
Jueves. 17.01.2019
El tiempo

Una garrapata eleva los casos en Lugo de una enfermedad multisistémica

Los síntomas de la borreliosis son variados y produce desde eritemas a artritis y encefalopatía

La borreliosis, una enfermedad que se considera multisistémica, ya que afecta a diversos órganos, y se denomina la gran imitadora porque puede manifestarse con una gran variedad de síntomas que son comunes a los de otras enfermedades, está aumentando en Lugo debido a la acción de las garrapatas.

"Tras una colaboración con médicos del Hula y de Santiago, y aunando distintos enfoques que como veterinarios, biólogos y médicos teníamos desde el punto de vista de la epidemiología, de la patología infecciosa y parasitaria y de los aspectos medioambientales o ecológicos que influyen sobre ellas, comprobamos que la borreliosis es una enfermedad emergente en Galicia y particularmente en la provincia de Lugo", explicó la catedrática de la faculdad de Veterinaria Patrocinio Morrondo, durante la conferencia magistral sobre parasitología y salud que dio la semana pasada con motivo del patrón de la Universidad.

Las garrapatas son, después de los dípteros (insectos con dos alas), las mayores transmisoras de virus, bacterias y parásitos. En España hay diferentes tipos, como el Ixodes ricinus, que a través de su picadura puede transmitir diversos patógenos a los animales (la babesiosis de los rumiantes y carnívoros, por ejemplo) y a los humanos, como el Anaplasma phagocytophilum, causante del virus de la encefalitis humana, y la Borrelia burgdoferi sensu lato, una bacteria que ocasiona la enfermedad de Lyme o borreliosis.

Las manifestaciones de la borreliosis varían en función de la fase de la enfermedad. La primera se produce entre uno y tres meses después de la picadura y se caracteriza por la aparición del eritema migratorio (enrojecimiento de la piel) y por una serie de síntomas inespecíficos similares a los de un proceso gripal. La segunda fase tiene lugar meses después, con alteraciones neurológicas y cardíacas. La tercera se puede manifestar pasados años, con artritis y encefalopatías.

La transmisión de la bacteria se produce cuando las garrapatas pican al hombre para alimentarse, un proceso lento e indoloro debido a que liberan sustancias anestésicas en la saliva, según explicó la catedrática de Patoloxía Animal. Además, la mayoría de las picaduras se deben a larvas, ninfas o adultos sin alimentar, que son difíciles de ver, lo que explicaría que muchas veces la persona no se percate. Una vez que la bacteria ha sido inoculada, se extiende por el tejido subcutáneo y se disemina a través de la sangre.

La borreliosis no es una enfermedad de declaración obligatoria en España, pero en Galicia, en la última década se ha constatado un aumento de su incidencia y se puede considerar una enfermedad emergente, aseguró Morrondo.

Una garrapata eleva los casos en Lugo de una enfermedad multisistémica
Comentarios