viernes. 03.04.2020 |
El tiempo
viernes. 03.04.2020
El tiempo

Una familia con siete hijos recupera la luz después de 18 días sin ella

Viorel Matei y Paula Curt, con tres de sus siete hijos, encendiendo una vela en su cocina
Viorel Matei y Paula Curt, con tres de sus siete hijos, encendiendo una vela en su cocina
Se alumbraron con velas y afrontaron el frío durmiendo juntos. Cáritas-Milagrosa zanjó la deuda con la suministradora

El mayor tiene 14 años y la más pequeña, solo cinco meses. Estos siete hermanos, hijos de Viorel Matei y Paula Curt (30 y 33 años), no daban crédito, este viernes al mediodía, cuando, por primera vez, en dieciocho días pudieron encender la televisión y alumbrarse con una bombilla sin necesidad de recurrir a las velas.

Esta familia rumana, asentada en Lugo desde hace diez años, sobrevivió como pudo a un corte de suministro eléctrico en su vivienda, de Camiño Real, que los dejó sin servicio durante, exactamente, "dos semanas y cuatro días", comenta el cabeza de familia.

Durante todo este tiempo, los nueve integrantes de esta familia y otra persona más se las arreglaron como pudieron para poder calentarse, alumbrarse, lavar la ropa y conservar los pocos alimentos que entran en la casa, donde no hay unos ingresos fijos. "Dormíamos todos juntos, en unos colchones tirados por el suelo, aquí en el salón. Así pasábamos menos frío ya que lo único que tenemos para calentarnos es un termoventilador pequeño y un radiador, en nuestra habitación, todo eléctrico", afirma Paula.

La falta de luz obligó también a la familia a echar mano de un montón de velas, a las que recurrieron para alumbrarse durante los dieciocho días que duró el apagón de la suministradora. "Los niños se quejaban de que no podían escribir y hacer los deberes. Teníamos varias velas, pero este viernes, cuando volvió la luz, los chavales no se lo creían y empezaron a dar saltos de alegría porque ya podían estudiar y encender la tele", comenta el padre.

El corte del suministro, motivado por una deuda acumulada de recibos, obligó también a la familia a lavar a mano la ropa sucia que se genera en esta casa, donde viven diez personas, lo que era un auténtico suplicio para la madre. "Imagínate, ¡tanto niño junto lo que mancha!", apunta.

La falta de luz no les impidió cocinar ni ducharse ya que, para ello, se surten de butano, pero sí se quedaron sin nevera. Un problema menor en su situación dado que pocas veces entran alimentos en casa. "Vivimos de pedir limosna y de la chatarra. Por las noches vamos a buscar comida a los contenedores de los supermercados. Pocas veces comemos carne. Sacamos unos 100 euros al mes y nos dan una paga de 200 o 300 euros cada medio año. Así, no se pueden pagar deudas. Gracias a la parroquia de A Milagrosa y a Cáritas recuperamos la luz. La verdad es que son maravillosos", cuenta Viorel.

Una familia con siete hijos recupera la luz después de 18 días sin...
Comentarios