viernes. 20.09.2019 |
El tiempo
viernes. 20.09.2019
El tiempo

Una cartera acorazada

Cartera inhibidora de señal. SEBAS SENANDE EP
Cartera inhibidora de señal. SEBAS SENANDE EP

EL NEGOCIO DE PREVENIR►Las carteras dotadas de un compartimento metálico que inhibe las señales de las tarjetas 'contactless' son número uno en ventas por el miedo a ser robado, extendido gracias a múltiples bulos que circulan por Internet

DICE EL refrán que más vale prevenir que lamentar. Con la llegada de las nuevas tecnologías, las cosas han cambiado a pasos agigantados, lo que en muchas ocasiones ha terminado derivando en una desconfianza casi sistemática hacia todo aquello nuevo que rompe con los sistemas anteriormente conocidos.

Pasó con las compras on-line, por ejemplo, y pasa en la actualidad con la llegada de las tarjetas dotadas de la tecnología Near field communication (NFC), conocidas también bajo el nombre de tarjetas contactless.

Este tipo de tarjeta, lanzada hace un par de años y cada vez más común entre los usuarios, fue creada con el objetivo de agilizar las compras y convertir los pagos en un mero trámite con una duración de apenas unos segundos. Basta con acercar la tarjeta a un datáfono a una distancia de entre tres y cinco centímetros para realizar el pago.

Su propia naturaleza es la causante de la desconfianza. La sencillez y rapidez con la que se puede realizar un pago ha generado dudas a los usuarios más desconfiados. Dudas que se han transformado en miedo por culpa de varios bulos que circulan por la red.

Ante esta desconfianza, para muchos es mejor prevenir mientras se esté a tiempo, por lo que las medidas antiladrones tecnológicos" no han tardado en llegar.

Una de ellas están siendo las carteras de la marca holandesa Secrid, dotadas con un compartimento metálico que inhibe por completo las señales RFID emitidas por la tarjeta. La coraza evita los pagos no deseados, ya que para realizar una transacción primero se ha de sacar la tarjeta de la cartera, lo que hace que su dueño sepa en que momento se le está realizando un cargo.

En la ciudad, uno de los sitios que las está vendiendo es la librería Troll, desde la que aseguran que no contaban "con tanta expectación".

De hecho, explican que desde que las comenzaran a comercializar en diciembre del año pasado han vendido "entre 200 o 300 carteras, casi no da tiempo ni de reponerlas".

Ante el desconocimiento y el miedo, muchos son los que prefieren invertir los 49,90 euros que vale esta cartera, antes de tener en el futuro dolores de cabeza por no haberlo hecho.

INTERNET. La red también ha contribuido mucho a diseminar el miedo a este tipo de robos. De hecho, varias son las fotos y vídeos de supuestos ladrones con datáfono en mano.

Además, el hecho de que en la mayoría de tarjetas -aunque esto es algo que se puede modificar- no sea necesario el código Pin para compras inferiores a 20 euros, tampoco ha ayudado a esclarecer la situación.

Muchos son los que piensan que les pueden pasar cargos erróneos gracias a gente que se aprovecha de las ventajas que este tipo de tarjetas ofrece.

De hecho, en varias páginas ilegales de Internet se pueden encontrar a la venta dispositivos que supuestamente sirven para clonar tarjetas de crédito y así poder realizar transacciones con la misma a miles de kilómetros de distancia.

En teoría, estos dispositivos copian la información de las tarjetas de forma inalámbrica gracias a las señales que emiten. Posteriormente se supone que esa información es copiada a tarjetas vírgenes, que pasarían a funcionar como una tarjeta normal.

Pese a su existencia, no existen pruebas de que funcionen ni de que supongan un peligro real.

Seguridad
Policía y bancos insisten en su fiabilidad

 
La gran cantidad de bulos relacionados con las tarjetas contactless que corren por la red ha conseguido que varios sean los que se planteen su seguridad.

Los vídeos de ladrones con datáfono, que supuestamente se aprovechan del límite de 20 euros para transacciones sin Pin, o las historias de clonadores de tarjetas que extraen la información gracias a las señales RFID que emite la tarjeta, han corrido como la pólvora en Internet.

Sin embargo, todo hace indicar de que se tratan de historias falsas o, que al menos, no ocurren en nuestro país.

Pruebas de seguridad
Desde el sector bancario confirman la imposibilidad de este tipo de delitos, especialmente el de los robos de pequeñas cantidades, puesto que cuando se realiza un pago en un datáfono este debe estar vinculado a una cuenta y a un individuo, por lo que sería sencillo de rastrear.

Además, las entidades consultadas afirman no tener constancia de casos de duplicación de tarjetas, e insisten en que las tarjetas contactless son completamente seguras, ya que su sistema de seguridad ya fue creado con el fin de prevenir cualquier tipo de sustracciones.

Ausencia de denuncias
Por otro lado, la Policía Nacional comenta que no tienen ningún tipo de denuncia por robos o duplicaciones con este tipo de tarjetas en la ciudad.

 

Una cartera acorazada
Comentarios