miércoles. 02.12.2020 |
El tiempo
miércoles. 02.12.2020
El tiempo

Una carballeira sin dueños

Operarios del Concello trabajando en la poda de árboles en la carballeira de Nadela. VICTORIA RODRÍGUEZ
Operarios del Concello trabajando en la poda de árboles en la carballeira de Nadela. VICTORIA RODRÍGUEZ

El Concello poda los árboles del campo de la feria de Nadela "por seguridad" a pesar de que algunos de ellos son de propiedad privada

La carballeira de Nadela no tiene quien la cuide debido a la disputa sobre la propiedad de los árboles que desde los años sesenta del siglo pasado tienen el Concello y algunos vecinos. Sin embargo, los centenarios carballos que dan sombra al campo de la feria precisan de un mantenimiento que los teóricos dueños no asumen, por lo que la asociación vecinal de Nadela ha tenido que solicitar al gobierno local que asuma las tareas de poda.

De esta forma, operarios del Concello procedieron durante la jornada de este martes a la tala de ramas de los carballos centenarios, según explican desde el gobierno local, "por una cuestión de seguridad". "Se pidieron los permisos para hacer la tala de ramas al Ministerio de Fomento y a Tráfico, porque fue necesario cortar vías", añaden las mismas fuentes, que sin embargo admiten que algunos de los árboles sobre los que se actuó "son privados".

Desde el Concello aclaran que no ha podido concretar de quién es la propiedad de algunos de los carballos, porque en el inventario municipal se indica que solo el suelo del campo de la feria de Nadela es propiedad del Concello. "Algunos árboles son privados, pero no se sabe cuáles son en concreto, ni está acreditado de quiénes son ni siquiera han sido reclamados por nadie", indican.

Los títulos de propiedad del suelo que tiene registrados el Concello indican que hay árboles "que son derechos reales en contra, aunque no hay un papel que lo acredita", reiteran las mismas fuentes, que añaden que debido a este vacío legal, desde el gobierno local se han decidido a realizar las tareas de poda por una cuestión de seguridad y porque no hay a quién requerir que se hagan las tareas de mantenimiento de la arboleda.

VIEJA POLÉMICA. Mientras, en Nadela hay quien recuerda que el "follón" sobre la propiedad de los 54.000 metros cuadrados de la carballeira se remonta a hace varias décadas y, pese a lo que se indica desde el Concello, explican que sí que hay algún vecino que reclama parte de la propiedad de la arboleda. De hecho, se añade que hubo un momento en el que la asociación vecinal Carballeira de Nadela, que es la que organiza actos como la tradicional Feira de Entroido, quiso levantar un centro social en las inmediaciones de la antigua oficina de la caja de ahorros y tuvo que desistir porque el permiso fue recurrido por un vecino de San Mamede dos Anxos que aseguraba que era dueño de una parte de la parcela.

Además, la situación de la propiedad de los árboles también estaría complicada porque la finca estaría dividida todavía en varias parcelas, por lo que algunos vecinos creen que la solución al problema de la falta de dueños podría solucionarse con un proceso de reparcelamiento.

OBRAS. A pesar del vacío legal sobre los árboles, el Concello realizó en los últimos años inversiones en la carballeira a petición de la asociación vecinal, como la colocación de bolardos de madera para delimitar la zona verde, para evitar el paso de vehículos que pudiesen deteriorarla. Además, se procedió a la construcción de un cobertizo de madera con diversos espacios destinados a la venta de pulpo en las ferias o a la instalación de vendedores ambulantes. Se trata de una estructura de madera de castaño y cubierta de pizarra, soportada por 10 pilares de piedra de granito, asentados en un pavimento de hormigón.

También se colocó una caseta de madera para ser usada por la asociación y se construyó un canal y dos pozos de registro, uno a cada lado de la carretera con el fin de recoger el agua y canalizarla.

Una feria que aún conserva el pulpo
El campo de la feria de Nadela pertenece a la parroquia de San Mamede dos Anxos, a pesar de limitar también con la de San Xoán de Pena.

Días de feria
La feria no tiene el tirón de antaño, pero aún conserva los días 15 y el penúltimo de cada mes la tradición de comer el pulpo bajo los carballos hasta el punto de que se suele llenar durante el verano.

 

Una carballeira sin dueños
Comentarios