martes. 25.02.2020 |
El tiempo
martes. 25.02.2020
El tiempo

Un patio de la infancia

Aquilino González, junto a las escaleras de acceso a la muralla de la Praza do Cantiño. VICTORIA RODRÍGUEZ
Aquilino González, junto a las escaleras de acceso a la muralla de la Praza do Cantiño. VICTORIA RODRÍGUEZ
O Cantiño y el tramo contiguo del adarve cobijaron sus juegos y es aún el espacio favorito de Aquilino González

Las monedas que la gente tiraba al escudo de la puerta de San Pedro era el botín que, con escaso éxito, perseguía Aquilino González en su infancia. Allí estaba su patio de juegos y allí vuelve una y otra vez el responsable de movilidad de Auxilia.

El Lugo favorito de Aquilino González sigue siendo el de su infancia y va de O Cantiño al tramo de la muralla situado frente a la antigua rotativa de El Progreso. Aquel era el territorio de juego del grupo de niños de la calle San Pedro del que formaba parte. "Tuvimos el privilegio de crecer en lo que hoy es Patrimonio de la Humanidad y al fútbol jugábamos en la esquina entre las calles Progreso y San Pedro", recuerda.

Cuando rememora el empeño en hacerse con las monedas que cobijaba el escudo, divertido cuenta que la pandilla buscaba palos de todos los tamaños y formas imaginables para intentar hacerse con el tesoro. Casi nunca lo lograban, pero era toda una aventura y un juego en el que se empeñaban con tesón, una virtud esa que ha dominado luego el carácter del Aquilino adulto, alguien que nunca se rinde ante ningún obstáculo.

Aquel particular patio de juegos sigue siendo uno de los escenarios más nobles de la ciudad, pero entonces tenía un sabor especial, según relata Aquilino. Recuerda que tenían la plaza y la muralla para jugar "a la puerta de casa", en la calle San Pedro, "la más comercial de aquellos tiempos" y donde se vivía un intenso ambiente de familiaridad, recuerda.

González puso cara en su día a la campaña que permitió que Lugo tuviera un ascensor a la muralla y cuando el objetivo se consiguió, él logró uno de sus mayores objetivos en materia de accesibilidad para la ciudad y también puso poder regresar de forma autónoma a ese Lugo con el que más se identifica. Ahora, al menos una vez a la semana sube y se da un paseo hasta la zona de O Cantiño, cuenta.

Otros lugares | La caja de sueños
Memoria del Estudiantes
El espacio entre que va del polideportivo de los institutos al Parque es otra zona querida para González, que la asocia a horas de esparcimiento, pero sobre todo a los entrenamientos con el Estudiantes. El polideportivo "era una caja de sueños", dice.

Jardines de la Diputación
A Aquilino González le gusta ir a leer a los jardines de la Diputación. "Es un lugar con mucha paz y poco valorado".

Un patio de la infancia
Comentarios