martes. 26.05.2020 |
El tiempo
martes. 26.05.2020
El tiempo

Un motor económico en la zona

Romería de O Cebreiro, Pedrafita. AEP
Romería de O Cebreiro, Pedrafita. AEP
Bares, taxis, buses y más comercios se aprovechan de este fenómeno religioso

Las romerías son también un motor económico de la zona del que se benefician no solo el santuario sino también los bares, los taxis y buses que traen a romeros sin coche o de puntos más lejanos; las pulperías, los tenderetes de diversa índole que —a modo de feria— se instalan en la romería e incluso las comisiones de fiestas que acondicionan como leirapárkings fincas cobrando por aparcar y vendiendo merchandising como mecheros, camisetas, gorras o calendarios.

Mención aparte son las rosquillas, producto vinculado desde tiempos remotos con esta fiesta religiosa que, según los antropólogos, representan "o alimento do corpo e do espírito". Y también los cuchillos de madera que se vendían en Goiriz, Vilalba, en la romería de San Adrián. "Os devotos desta capela pasaban por unha ferida que o santo ten no pescozo un coiteliño de madeira —reprodución do que o santo ten na man—, que logo usan para quitar as verrugas e outras doenzas", dice Xosé Ramón Mariño.

En Casa Valiña, uno de los restaurantes más próximos al santuario de O Cebreiro —que celebró su romería este domingo, en advocación a Santa María Real, y mañana, al Santo Milagro— se preparan para la avalancha de comidas que tendrán que servir. Entre ellas, las de los guardias civiles y curas que acudirán a la romería a cumplir con su trabajo. "Virán entre vinte e vintecinco gardas civís e outros tantos curas. A comida que lles poñemos é a de sempre: ensaladilla, polbo, cordeiro e tenreira", comenta una empleada.

Hasta O Cebreiro acuden autobuses de Ponferrada y de toda la comarca de El Bierzo, especialmente este lunes, pues el domingo allí se celebró también la Virgen de la Encina. Las excursiones y los coches particulares restaron clientela a los taxis. Pero, aun así, es un buen día también para el sector. "Hai menos traballo do que había porque, entre outras cousas, non che deixan subir ao pobo co coche. Pero tampouco hai queixa", comenta un taxista de la zona. Que hay menos gente también lo dice uno de los curas de O Cebreiro, Miguel Barreiro. Aun así, habla de "miles de personas".

La doble romería de O Cebreiro supone una fuente de ingresos para el santuario, que se queda con todos los donativos, según indicó el ecónomo del Obispado, Miguel Ángel Álvarez Pérez. Posteriormente, reintegrará una parte —del total de donativos recibidos al año— a la diócesis, como todas las parroquias, concepto por el que se recaudan unos 10.000 euros por ejercicio.

La mayoría de los donativos en O Cebreiro se hacen a través del encendido de velones, a 1 euro. En el santuario, se compraron 300 cajas con 20 velones cada una, que supondrían una aportación –solo por este concepto— de 6.000 euros, en caso de encenderlas todas. Sin embargo, la romería también acarrea gastos para el santuario dado que este se encarga, a la par, de organizar la fiesta. "Calculamos que el gasto puede ascender a 15.000 euros o más. Las dos orquestas nos cuestan 9.000 euros, pero también se gasta mucha luz porque hay que tener el santuario encendido todo el día, y se gasta en flores, velas y limpieza. Un señor pone los fuegos artificiales como donativo y también tenemos voluntarios, pero se gasta mucho", indica Barreiro.

Además de los velones, también se hacen donativos en el cepillo del santuario. Algunos muy elevados, como uno de 800 euros que hizo, en una ocasión, un devoto.

Un motor económico en la zona
Comentarios