viernes. 23.08.2019 |
El tiempo
viernes. 23.08.2019
El tiempo

Un Miño salpicado de Edad Media

Todavía quedan huellas del Medievo a orilllas del Miño a su paso por Lugo. Iglesias románicas, torres y puertos fluviales son algunos de los vestigios que retrotraen a los lucenses a los tiempos de su heroína popular, María Castaña, que se levantó contra los impuestos del obispo, y al movimiento de Os Irmandiños

La Edad Media todavía pervive en el rural lucense, a orillas del Miño , en forma de un patrimonio histórico y cultural muchas veces desconocido pero no por ello poco relevante. Inma Varela, licenciada en Historia y guía de turismo, supo ver en estos elementos medievales una forma de configurar una ruta que aglutinase cultura, historia y naturaleza. Una ruta que tituló como las torres medievales del Alto Miño y que se llevó a cabo el pasado domingo, organizada por el Concello, entre Santiago de Meilán y Camoira. "Tracei esta ruta despois de documentarme nun libro de Manuel Vázquez Seijas. Quería buscar rutas que tivesen que ver co patrimonio e coa historia e aproveitar para falar do Medievo, dos Irmandiños e de María Castaña", comenta Inma Varela.

Las torres medievales que dan al Miño son vestigios del feudalismo, un sistema que dejó la provincia de Lugo sembrada de castillos. "Lugo era a provincia de Galicia que tiña máis castelos", confirma Inma Varela.

Estas torres se construyeron en lugares estratégicos y elevados. "Normalmente, estaban asociadas a un castillo, aunque fuese pequeño", cuenta esta licenciada en Historia.

La ruta medieval, diseñada por Inma Varela, comenzó en Santiago de Meilán. Sin embargo, la única torre que hay allí no tiene nada que ver con el feudalismo, sino que es la del campanario de la iglesia. Un templo románico, dedicado a Santiago, que fue declarado Bien de Interés Cultural y que tiene la particularidad de que su torre pudo haber sido el faro de un Miño navegable en época medieval.

La torre del campanario de la iglesia de Meilán pudo haber hecho de faro para los barcos que navegaban por el Miño


"A torre do campanario da igrexa de Meilán puido ter sido o faro da ruta fluvial polo Miño. De feito, alí mesmo, en Meilán, había un porto. Por iso, lle quedou o nome ao lugar de Portomeilán. Nese porto, paraban os barcos, dado que ata o século XIX moitos ríos, entre eles o Miño, eran navegables. Polos ríos, transportábanse mercancías e persoas. Eran lugares de paso, vías de comunicación. Outra ruta máis. Agora mesmo, estase a reivindicar unha nova ruta do Camiño de Santiago que pasaría por aquí, por Friol e por Sobrado dos Monxes", cuenta esta licenciada en Historia.

Inma Varela se basa en el trazado de la torre para sostener que pudo haberse tratado de un faro que guiaba los barcos por el Miño. "É unha torre de trazado cuadrangular, similar á da igrexa de Santiago, na Coruña, do século XII, que tamén facía de faro", explica.

La ruta continúa por Bocamaos, donde Inma Varela destaca un cruceiro que, aunque es del siglo XX, reproduce los instrumentos de la pasión de Cristo en el fuste y en el capitel, y sigue hacia Riazón, en Ombreiro, donde se levanta lo que queda de una torre. "Esta torre tiña como misión o control do territorio e do tráfico fluvial xa que daquela pagábase por atravesar o río. Perteceu á familia do marqués de Ombreiro e a súa orixe é medieval. Agora ten só parede e media e é pouco máis alta ca unha casa de dous pisos", cuenta Inma Varela.

Al lado de esta torre, hay una pequeña capilla, bajo la advocación de San Roque, y una fuente, que también tiene su significado. "Probablemente, ese foi un lugar sagrado xa de vello, por iso hai unha fonte e se levantou a capela xa que na Idade Media cristianizáronse todos os lugares paganos sagrados", afirma la guía.

A 4 kilómetros de Ombreiro, en dirección a Friol, hay otra torre, la de Aez, dentro de una finca particular. "Está en ruínas, pero é visible desde o camiño. Só ten unha das catro paredes e pertecía a familia dos Gayoso. Mediría uns 10 metros de alto e está erguida sobre unha rocha", asegura Inma Varela.

La ruta por el municipio de Lugo termina en Camoira, a 1 kilómetro. Allí hay una casa que, según la guía, está hecha con almenas de la torre. "A vivenda está abandonada, pero podíanse ver as almeas da torre nela. Isto non é nada fóra do normal. Ademais de utilizar partes do castelo para a construción de vivendas particulares, tamén se chegaron a aproveitar as pedras como grava para as vías do tren. O que hoxe nos parece unha aberración era algo moi normal noutros tempos", recuerda la guía, que finaliza su recorrido en San Paio de Narla, ya en Friol, cuya torre no tiene ningún vínculo con las anteriores.

Un Miño salpicado de Edad Media
Comentarios