sábado. 12.06.2021 |
El tiempo
sábado. 12.06.2021
El tiempo

UN PAÍS "MUY MACHISTA" Y SIN OFERTAS DE OCIO

Un ingeniero de Lugo trabaja en la construcción del metro de Riad

Alberto Soto, que disfruta de unos días de descanso en Lugo, muestra una foto que tomó de lo poco que queda del casco antiguo de Riad
Alberto Soto, que disfruta de unos días de descanso en Lugo, muestra una foto que tomó de lo poco que queda del casco antiguo de Riad
Ejecuta, junto a otros 250 técnicos, un viaducto de 9 kilómetros de longitud en el monorraíl de la capital de Arabia Saudí. Asegura que el integrismo está "latente" en ese país árabe, pero precisa que es un problema que no le preocupa en su vida diaria

Hace seis meses Alberto Soto hizo las maletas, se subió a un avión y se marchó a trabajar a Riad, la capital de Arabia Saudí, a más de 5.000 kilómetros de distancia de Lugo, en donde se han quedado su pareja y sus hijos, de 9 y 6 años de edad.

El desplome de la inversión en obra pública en España empujó a la diáspora a este ingeniero de caminos de 45 años, que tiene en la capital lucense, junto a cuatro socios, la empresa Adia Ingenieros.

En mayo se incorporó a este megaproyecto en las filas de Fomento de Construcción y Contratas (FCC). La compañía que preside Esther Koplowitz lidera el consorcio internacional -del que también forma parte Samsung- que está realizando las obras de tres de las seis líneas que tendrá el metro saudí, que se prevé que esté en servicio en 2018. El resto del pastel se lo reparten otros dos holdings.

Trabaja, junto a otros 250 técnicos, en la ejecución de un viaducto de nueve kilómetros de longitud. El metro discurre tanto bajo tierra, como en superficie e incluso en altura.

Esta infraestructura pretende subsanar una carencia de Riad, que tiene 5,7 millones de habitantes. "La ciudad está creciendo muy deprisa, no tiene transporte público y todo el mundo se desplaza en su vehículo particular", destaca Alberto Soto.

De hecho este ingeniero considera que la seguridad vial es "quizás el mayor riesgo" al que se enfrenta en su día a día en este país árabe. "El tráfico es una locura. Reina el coche. Hay que ir al volante con los cinco sentidos. Tienen vehículos de alta cilindrada. Conducen a gran velocidad y cambian continuamente de carril", dice.

Explica que en la capital saudí "se están haciendo grandes autopistas urbanas, que en Occidente soterramos. Están en esa fase desarrollista que nosotros vivimos décadas atrás".

Integrismo. Sobre la amenaza yihadista, reavivada en Europa tras los atroces atentados de París del viernes 13, asegura que en Riad este problema está "latente", pero asegura que "no me preocupa cotidianamente".

"Arabia Saudí es el estado más ortodoxo de la zona. Baréin o Dubái son más abiertos a Occidente", indica este ingeniero, que señala que la zona más conflictiva es el litoral, en donde están las plataformas petrolíferas, debido a que el país está inmerso en una guerra con Yemen.

Alberto Soto hace hincapié en el clima de seguridad que se vive en la capital saudí, en donde precisa que "la probabilidad de que vayas por la calle y te atraque un delincuente con una navaja es casi cero".

Un ingeniero de Lugo trabaja en la construcción del metro de Riad
Comentarios