sábado. 06.06.2020 |
El tiempo
sábado. 06.06.2020
El tiempo

Un expediente de película

Lara Quiñoá.
Lara Quiñoá.
Lara Quiñoá, exalumna de la TIC, obtuvo el premio Nacional de FP

Lara Quiñoá tiene 23 años y su pasión es el sector audiovisual, especialmente la ficción, por eso estudió dos ciclos superiores en la fundación TIC. Por uno de ellos, el de Producción de Audiovisuales, Radio y Espectáculos, que terminó en 2013, acaba de recoger el premio Nacional de FP en la rama de imagen y sonido. Anteriormente había obtenido el premio autonómico, condición sine qua non para optar al nacional.

Sus notas delatan a una buena estudiante en toda su trayectoria. Tras completar bachillerato y hacer la selectividad, tenía media suficiente para estudiar Comunicación Audiovisual en Santiago, pero se decantó por el ciclo superior de Realización de audiovisuales, también en la TIC, porque le dijeron que eran enseñanzas más técnicas y más prácticas, mientras que el grado era más teórico. En ese ciclo también obtuvo notas excelentes, pero no fueron suficientes para lograr el premio autonómico.

Como no encontró trabajo al acabar, decidió seguir formándose y cursar el otro ciclo superior que ofrece la TIC, donde los resultados académicos fueron tan notorios que le valieron el galardón nacional. Sin embargo, las perspectivas laborales en el sector siguen sin ser buenas ni con un expediente para enmarcar, así que cuando terminó estas enseñanzas decidió hacer Fotografía Artística en la escuela Ramón Falcón, pero duró poco allí porque le concedieron una beca Leonardo de la fundación TIC para hacer prácticas en una empresa audiovisual de Irlanda del Norte y se fue sin mirar atrás.

La experiencia fue excelente en todos los sentidos, asegura. Aunque su dominio del inglés no era excesivamente alto, no tuvo problemas para sacar adelante las tareas que le encomendaron, lo que le hizo pensar que su formación en audiovisuales era buena. «Si podía hacer el trabajo casi sin entender a mi jefe, es que estaba bien preparada», dice. A su regreso, todavía sin ofertas laborales, decidió cambiar de rumbo y cursar ADE, la otra posibilidad que barajaba en segundo de Bac.

El premio nacional está dotado con 1.200 euros y diploma y el premio autonómico , con 800

La empresa norirlandesa donde hizo prácticas le ofreció seguir con ellos, pero Lara dijo que no para seguir con su plan en Ade, aunque su intención es continuar aprovechando todas las posibilidades a su alcance para disfrutar de otras oportunidades en el extranjero, por eso sigue preparando el B2 de inglés. Cree que Ade es «una carrera más amplia, que te da más posibilidades» y quizás alguna de ellas la lleve, de nuevo, al sector audiovisual.

Un expediente de película
Comentarios