lunes. 16.05.2022 |
El tiempo
lunes. 16.05.2022
El tiempo

La travesía de una familia para que su casa de Camiño da Penosa tenga sol

Los pinos y la casa afectada. EP
Los pinos y la casa afectada. EP
Los pinos de un vecino deterioran la vivienda al incumplir distancias

Una familia de Camiño da Penosa, próximo al núcleo de O Carqueixo, denuncia que lleva más de una década peleando para que se corten los pinos que un vecino tiene plantados al lado de su casa, sin guardar la distancia exigida, asegura. Los afectados aseguran que el Concello tiene abierto un expediente por este asunto hace años, que el propietario accedió a talar cuatro de los seis ejemplares cuando le vino en gana, aseguran los afectados, y que todavía quedan dos que asombran la casa.

La situación también afecta a otro vecino, menos peleón que Francisca Fernández, que tras residir en Reino Unido regresó a su casa de O Carqueixo en 2010 y empezó a sufrir el día a día de la falta de sol que provoca en su propiedad la cercanía de los árboles. Desde hace año y medio la sufre también su hija, ya que el hogar se ha convertido en oficina por obra y gracia de la pandemia. "A sombra e a humidade arruináronnos un dos laterais da casa e o seguro non nos renovou a póliza", cuenta Francisca, que no sabe qué más hacer ya para que se cumpla la ley.

Esta vecina comunicó el problema a la Xunta, quien derivó responsabilidades en el Ayuntamiento, dice. Hasta a la Policía Nacional llegó a acudir Francisca, que narra con impotencia cómo "vai facer seis anos que fomos ao Concello. Conseguimos que se cortaran catro piñeiros, e agora dálle o sol á casa pola parte de Lugo, pero aínda quedan dúas árbores", cuenta, sin llegar a conocer cuáles son exactamente las razones por las que el expediente municipal no se concluye.

La familia explica que desde el primer momento intentó "polas boas" que el dueño de los pinos los cortara, o al menos los podara, pero nunca encontró receptividad, lamenta. "Di que xa sabe que os ten que cortar, pero di que os ha cortar cando el queira. Dende que empezamos con isto, hai seis anos, foi cortando un cada seis meses", explica. "Temos certificado que as árbores están a menos distancia do que marca a lei", asegura y la Policía Nacional llegó a hacer un atestado. Sin embargo, pasa el tiempo y Francisca ve cómo su propiedad se deteriora y su paciencia y la de su familia se agotan.

Ayuntamiento: hasta 4.000 euros en sanciones
El propietario de los pinos recibió al menos dos sanciones municipales por no atender los requerimientos para la corta de los árboles: una de 1.000 euros en mayo del año pasado y posteriormente otra de 3.000 euros, según explica el concejal de medio ambiente y zona rural, Miguel Fernández.

Expediente

El edil no descarta que hubiera algún expediente municipal en marcha anterior, pero asegura que su departamento activó el tema cuando en julio de 2020 recibió una denuncia de la Policía Autonómica. El Concello tuvo que recurrir a la vía sancionadora pues el denunciado no acataba la orden de corta de los árboles.

La travesía de una familia para que su casa de Camiño da Penosa...
Comentarios