lunes. 29.11.2021 |
El tiempo
lunes. 29.11.2021
El tiempo

El trabajo soñado de la pandemia

Una de las paseadoras de perros. EP
Una de las paseadoras de perros. EP
Ninguna empresa en Lugo ofrece servicio de paseo de perros, así que varias plataformas, como Gudog, han llegado al rescate de los dueños

Atrás quedan esos meses de confinamiento donde los dueños de los más peludos tenían una excusa para poder respirar aire fresco. Ahora, con la vuelta a la ajetreada vida, muchas familias recurren a otra persona para pasear a su perro o cuidarlo durante unos días.

Y la respuesta está muchas veces en las plataformas. Algunas, como Gudog o Rover, tienen especial importancia durante el verano, ya que las escapadas o vacaciones son más frecuentes y ofrecen un seguro (de responsabilidad civil o veterinario), por lo que dan seguridad a dueños y particulares que se dedican a cuidar perros.

Paseadora de perrosPara Ana Vázquez, de 23 años, cuidar perros es al mismo tiempo una suerte, porque adora a los animales, y un "trabajillo", porque puede sacarse un dinero extra.

"El primer verano de pandemia no recibí demasiadas solicitudes, pero este verano hay muchas más, con diferencia", afirma esta joven, que también declara que el perfil de la mayoría de solicitantes son familias que se van algunos días de vacaciones, o personas que por trabajo no pueden encargarse de sus mascotas durante unos días y "quieren que se queden en buenas manos".

Para Paloma Fernández, de 25 años, hubo dos razones de peso para usar estas plataformas. "Las páginas web cuentan con un seguro veterinario, y más que nada cuando es la primera vez que me quedo con un animal, agradezco tener esa seguridad, y los dueños también. Yo siempre lo aconsejo, aunque salga más caro. Yo gano lo mismo y todos tenemos una tranquilidad", explica.

"No hay perros malos ni difíciles, siempre hay una razón para un comportamiento o una conducta disruptiva"

También destaca que así considera más fiable el contacto. "Me he encontrado casos en los que las circunstancias son sospechosas. A veces dudas de si realmente quieren volver a por su animal, porque te lo dejan un mes pero te pagan una semana y el resto al finalizar, y no puede ser". Esta lucense se considera afortunada de no haber tenido problemas, pero "nunca se sabe", advierte.

Xoana Nogueira también enmarca como cliente a gente mayor que no puede pasear a sus mascotas por enfermedades.

Nogueira se anuncia en la plataforma más generalizada de milanuncios, porque "siempre encuentro trabajo en esta app, y creo que por lo menos en Lugo es muy utilizada", explica.

 Los trabajadores, en su mayoría estudiantes, destacan que su uso les da seguridad porque suelen incluir un seguro veterinario del animal

Ella, como Ana, pretende seguir en este trabajo mientras estudie, ya que es fácil de compatibilizar. Ese hecho, junto con su amor por los animales, es el motivo por el que muchos empezaron con ese trabajo. "Además, después los echo de menos si no los paseo y, claro, acabas cogiéndoles mucho cariño", cuenta la lucense.

PERROS "MALOS". Para Paloma Fernández, no se debe hablar de razas o perros más complicados.

"Un perro se vuelve difícil cuando no tiene satisfechas todas sus necesidades, y sí me he encontrado perros insatisfechos que tienen demasiada energía y no paran en casa, destrozan cosas, o hacen sus necesidades dentro... Eso es porque no están bien educados, pero no tiene que ver con la raza, si no con el dueño".

Explica que hay razas que tienen unas necesidades diferentes, "como los boxer, o los pastores, que necesitan ejercicio físico y mental desde que son cachorros", a los que deja su tiempo sin perderlos de vista y poniéndoles límites.

"Alguna vez después de pasar un perro una semana conmigo me han preguntado '¿qué le has hecho? Se porta mejor, está más tranquilo'. Y simplemente es cubrir sus necesidades", por eso declara completamente convencida de que "no hay perros malos ni difíciles, siempre hay una razón para un comportamiento o una conducta disruptiva", subraya.

El trabajo soñado de la pandemia
Comentarios