Un total de 89 adolescentes participan en un plan de prevención del suicidio

Son alumnos de tercero de Eso de cinco centros a los que, a través de debates en grupo sobre situaciones de la vida cotidiana, se les capacita para reconocer situaciones de estrés
undefined
photo_camera La psiquiatra Carmen Núñez y la trabajadora social Isabel Sánchez, dos instructoras YAM. EP

Un total de 89 adolescentes de la provincia participan en el programa YAM ((Youth Aware of Mental Health), un plan que aplican las consellerías de Sanidade y Educación para prevenir el suicidio y promover la salud mental entre los jóvenes y que fue desarrollado por el Instituto Karolinska de Suecia.

Son todos estudiantes de tercero de Eso que participan, durante cinco horas lectivas, en debates de grupo en los que se plantean posibles situaciones a las que pueden enfrentarse en su vida cotidiana, como la de un amigo que los presiona para beber o fumar. Deben explicar cómo reaccionarían de encontrarse en esas tesituras.

El objetivo, según explican la psiquiatra del Hula Carmen Núñez e Isabel Sánchez, trabajadora social del hospital, que junto a Marta Barrios Estoa, especialista en trastornos de conducta del equipo de orientación específica de la Conselleria de Educación, son las instructoras en Lugo, es promover "la capacitación emocional" de los chavales, que ellos mismos sepan reconocer sus emociones y las de terceros; que detecten situaciones de estrés y pidan ayuda.

Conversación

Se persigue que los jóvenes sepan que no hay una manera buena o mala de reaccionar y que no todos respondemos necesariamente de igual manera ante un problema. Las instructoras guían a los participantes pero son ellos los que llevan el peso de la conversación. Se intenta crear un clima de confianza en el que se pueda hablar abiertamente y por eso se eligieron los centros educativos, ya que son los lugares en los que pasan gran parte del día y desarrollan la mayoría de sus interacciones.

Durante las sesiones, tres en total hasta completar las seis horas, solo les acompaña la instructora y una ayudante, nunca un docente precisamente porque esa figura de autoridad podría disuadirles de hablar con franqueza. "Se les dice que lo que se habla en el YAM se queda en el YAM", explican las instructoras, que admiten que el programa está teniendo buena acogida, tanto por el equipo de los institutos como por los alumnos implicados.

Ensayo clínico: selección aleatoria de centros

La Xunta seleccionó aleatoriamente cinco centros de la provincia —Salesianos e IES Xoán Montes en Lugo; IES Gregorio Fernández de Sarria, el colegio Martínez Otero de Foz y el IES de Monterroso— en los que aplicar el programa YAM. También eligió otros centros que formarán parte del grupo de control del ensayo clínico que está llevando a cabo y que tiene por objeto determinar cómo contribuye el plan a mejorar la salud mental de los jóvenes.

Extensión a otros centros

La pretensión de la Xunta es acabar extendiendo ese plan al resto de centros de Secundaria de la comunidad si se prueba útil. Un total de 11.000 estudiantes de la UE, también españoles, participaron en un ensayo similar que mostró que el YAM era eficaz para reducir los nuevos casos de intentos de suicidio y la ideación suicida grave aproximadamente en un 50%.

Comentarios