"Todos tenemos heridas, pero nunca es tarde para aprender a amarnos", dice Silvia Congost

La psicóloga revisó en Encontros en El Progreso la importancia de la autoestima y alertó del riesgo de caer en relaciones tóxicas si esta falla ► La primera condición para tener un vinculo sano de pareja es saber estar solo, apuntó

Silvia Congost durante su intervención en Encontros en El Progreso, en una cita que llenó el Círculo de las Artes. VICTORIA RODRÍGUEZ
photo_camera Silvia Congost durante su intervención en Encontros en El Progreso, en una cita que llenó el Círculo de las Artes. VICTORIA RODRÍGUEZ

"Sin una buena autoestima, todo nos va a ir mal", advirtió Silvia Congost este martes en la cita de Encontros en El Progreso. "Hay que sentir que estar aquí vale la pena y tiene sentido", subrayó la psicóloga respecto a lo que debe ser una buena experiencia vital.

Y todo empieza y pasa por uno mismo, apuntó una Silvia Congost que también supo ser una provocadora muy estimulante. "Que te deje una pareja que no te quiere es una gran noticia", proclamó la psicóloga, que desafió así la reacción de tantos que se aferran a relaciones tóxicas o sin amor.

Congost llegó al foro, celebrado en el Círculo de las Artes, dispuesta a poner al público frente al espejo y hacer reflexionar a todos sobre su forma de estar en el mundo y sobre su propia autoestima. "¿A quién le cuesta decir no a los otros?", preguntó, y medio auditorio levantó la mano. "¿Quién hace siempre de salvador y sale al rescate de los otros?", volvió a preguntar. Y de nuevo, medio auditorio levantó la mano.

"Es una gran noticia que te deje una pareja que no te quiere. Hay que cuidar primero la relación con nosotros mismos", subrayó Congost

Y tras ese esclarecedor test, Congost advirtió que "la primera relación a cuidar es la que tenemos con nosotros mismos". Y no dejó tampoco de alertar de que "si no tengo autoestima es más fácil que pueda caer en relaciones tóxicas", que "prefiera estar mal acompañado antes que solo". Y lo primero antes de entrar en una relación es saber estar bien solo, aclaró.

Y quizás no sea siempre fácil salir de los problemas que nos lastran, porque "no hay un gen de la autoestima, sino que hay que construirla". Pero es posible aprender, defendió la psicóloga.

"Todos tenemos heridas", hasta aquellos que no lo saben, recalcó Congost. Pero, sin embargo, recalcó, "nunca es tarde para aprender a amarnos".

Y lo primero que hay que hacer es buscar dentro de uno mismo, empezando por la infancia, una etapa que tiene mucho que ver con quiénes somos y con cómo nos relacionamos, apuntó. Si en la niñez una persona se ha sentido sola o ha visto relaciones tóxicas o sumisión o malos tratos... es posible que reproduzca esos mismos comportamientos de adulto, aunque los odie, porque ha aprendido que esa es la forma relacionarse con los otros, detalló la psicóloga.

Vanesa Bran, periodista de El Progreso que presentó el acto, junto a Silvia Congost. VICTORIA RODRÍGUEZ
Vanesa Bran, periodista de El Progreso que presentó el acto, junto a Silvia Congost. VICTORIA RODRÍGUEZ

Hay que curar eso, pero también tener mucho ojo a la hora de construir los valores propios, que no pueden medirse en la comparación con los otros. Confundir tener éxito, dinero, propiedades o relaciones que funcionan con una buena autoestima es un error y un riesgo, porque todo eso se puede derrumbar como un castillo de arena. Es "una escala distorsionada" y lo valioso y lo importante es que cuando todo eso se caiga, la persona tenga capacidad para mantenerse en pie, apuntó.

La valía propia no se mide nunca en comparación a los otros, en contraposición a los éxitos ajenos, y lo que aporta la autoestima es la capacidad para afrontar el duelo que supone toda pérdida, dijo. Y la receta también vale para quien, a pesar del éxito, también sufre, "siente en el fondo que no vale y tiembla secretamente", apuntó.

Congost dio también pautas para conquistar la autoestima, que exige conocerse a uno mismo y también perdonar, dejar atrás el rencor y asumir la responsabilidad de quien se quiere ser.

Comentarios