martes. 13.04.2021 |
El tiempo
martes. 13.04.2021
El tiempo

"Todo lo que confesó Liñares se conocía ya previamente, por eso había sido detenido"

Liñares llega a la Audiencia Provincial de Lugo. XESÚS PONTE
Liñares llega a la Audiencia Provincial de Lugo. XESÚS PONTE
Declaraciones de José Luis Álvarez, representante de la Fiscalía

Si uno es, como José Luis Álvarez, un fiscal que ha conseguido que ocho acusados se reconozcan culpables durante el juicio y confiesen haber pagado mordidas al principal imputado, está claro que la mayor parte del trabajo está hecho cuando llegan las conclusiones finales. Pese a ello, Álvarez aún empleó una hora en poner los clavos del supuesto ataúd.

Buena parte de esa hora la dedicó a tratar de apuntalar las acusaciones contra Liñares que estaban al margen de los pagos a empresarios: el uso del coche y el chófer y, sobre todo, la contratación irregular de una jefa de prensa para la CHMS.

Para este último punto hizo que la sala escuchara unas grabaciones telefónicas de Liñares que, más allá de su valor probatorio, tenían un contenido bastante jugoso. En especial, un par de ellas en las que Liñares hablaba con el entonces líder del PSdeG Pachi Vázquez, para que este intercediera ante el ministerio por la jefa de prensa.

—Este tema me preocupa —le cuenta Liñares—, nos dicen en Madrid que solo se puede hacer con orden de la ministra y no nos dan permiso.
—Déjame hasta mañana. No te preocupes que al final vamos a hacer lo que nos salga de los huevos. A nosotros aquí nos quedan tres telediarios —trata de tranquilizarlo Vázquez—.
....
—Liñares: En el ministerio siguen diciendo que para tener una persona en la oficina tiene que haber autorización expresa de Madrid.
—Vázquez: Anda tocando el carallo esta ministra, que es una filla de puta... Tú dile a ella que ande por allí, porque si acaba en Magistratura este tema va a ser una gota en el océano.

RELEVANCIA DE LA CONFESIÓN. El fiscal también se centró tanto en defender la confesión de Liñares ante los agentes como en restarle importancia, ya que consideró que "no se descubrieron nuevos hechos, todo se conocía ya previamente, por eso fue detenido".

Por todo ello, consideró probada "una dinámica: había una concurrencia de voluntades entre Liñares y los empresarios para vulnerar el interés público y social de conseguir el mejor precio para el erario público".

Evaristo Nogueira, representante legal del exconcejal: "En el proceso hay muchos errores judiciales y Liñares no tiene por qué pagarlos"

Defender a un cliente al que el resto de imputados acusan de corrupción no es la situación más sencilla para un abogado. Evaristo Nogueira tuvo claro desde el principio hasta el final de ayer que su mejor baza era la de las nulidades. En la primera jornada consiguió que declarasen nulas cuatro declaraciones autoinculpatorias de Liñares en los juzgados. En el resto del juicio, incluida su intervención final, se centró en buena medida en cuestionar la validez de la única que quedaba.

Lo hizo con su habitual estilo casi melodramático, exponiendo con lentitud y numerosas pausas, a veces excesivas, pero sin perder de vista ni un momento el objetivo. Primero, para llamar la atención sobre la supuesta falta de fiabilidad de unas acusaciones contra sí mismos y contra Liñares que los empresarios realizaron a cambio de unos beneficios. "El Constitucional y el Supremo advierten que hay que tener especial prevención para condenar a un imputado con el testimonio de otro. Para ello, la confesión ha de ser clara, espontánea y sin contradicciones, y estas no lo han sido".

Nogueria se quitó de encima sin demasiadas contemplaciones un par de acusaciones contra su cliente, la del uso del coche oficial como presidente y la de la contratación de la jefa de prensa. Lo hizo cuestionando la relevancia penal de las acusaciones y reduciéndolas, si acaso, a irregularidades del ámbito Contencioso-Adminsitrativo. "Anécdotas", las llamó.

Ya con el meollo de la acusación entre pausa y pausa, cargó contra la supuesta confesión de Liñares en un bar, "en la que se han vulnerado todos sus derechos", y destacó además que se hizo con la autorización expresa de la jueza Pilar de Lara. Insistió, de cualquier manera, en que es una confesión nula porque no fue ratificada en sede judicial, ya que esas declaraciones estaban anuladas.

También negó que fuera la letra de Liñares la que figura en los documentos que se incautaron en sus casas, para afirmar que no había ni una sola prueba que confirmara los cobros.

"Ha habido muchas irregularidades en este proceso y no todo vale. Liñares no tiene por qué pagar esos errores judiciales".

Sergio Campos, representante de Julio Franco: "Dispararon una escopeta al aire a ver qué caía, daba lo mismo gorriones que buitre"

Julio Franco ya ha ganado algo, por muy mal que vaya: el fiscal no solo rebajó a de cinco a tres años la pena que le pedía tras reconocerle unas dilaciones indebidas, sino que reconoció que la nulidad de las declaraciones de Liñares le había dejado sin pruebas contundentes contra él. "Lo único que hay", dijo Álvarez, "es la manifestación espontánea de Liñares en Santa Comba. Es una prueba más endeble, sin comparación con el resto de acusados".

Las palabras sonaron casi a absolución, la misma que su abogado, Sergio Campos, defendió con términos bastante duros en su alegato final. Para hacer énfasis en las irregularidades judiciales que, en su opinión, deben llevar a la nulidad del caso, advirtió: "Una instrucción no es coger una escopeta y pegar tiros al aire a ver qué cae, da lo mismo gorriones, que cuervos que buitres que palomas. Eso es una investigación prospectiva, y está prohibida por la ley".

No carecía de otros argumentos, ya que, como recordó, ni un solo investigador en todo el proceso ha sabido decir nada de Julio Franco, ni hay grabaciones. Solo hizo una obra para la CHMS y un proyecto que apareció en casa de Liñares pero que ni siquiera llegó a realizar. "Alguna obra se habrá hecho legalmente en la CHMS", ironizó Campos.

El único abogado de los presentes que intervino en la vista, junto con el de Liñares, zanjó: "El fiscal ha reconocido que sus pruebas contra Julio Franco son endebles. Más que endebles, en realidad son inexistentes".

"Todo lo que confesó Liñares se conocía ya previamente, por eso...
Comentarios