miércoles. 04.08.2021 |
El tiempo
miércoles. 04.08.2021
El tiempo

Tiempo de tormenta en el PSdeG

De izquierda a derecha, Lara Méndez, José Tomé, Gonzalo Caballero y Patricia Otero. AEP
De izquierda a derecha, Lara Méndez, José Tomé, Gonzalo Caballero y Patricia Otero. AEP
Crecen la voces en el partido que cuestionan a Patricia Otero como secretaria provincial y los movimientos precongresuales dependen de la decisión de un Tomé que maniobra en silencio

Los frentes borrascosos que últimamente afectan en toda Galicia al PSdeG, ya metido en la dinámica precongresual con la vista puesta en reorganización interna que llegará a finales de año, parece que están afectando también a los socialistas lucenses. Hasta tal punto, de hecho, que algunas fuentes hablan de un inicio muy tormentoso del proceso que amenaza con descargar granizo sobre la principal responsable en este momento, la secretaria provincial, Patricia Otero.

Borrascosa, cuando menos, sería una definición acertada para la reunión entre Patricia Otero y varios miembros de la ejecutiva que se celebró el pasado miércoles, aunque solo sea por la diferencia de versiones según las fuentes consultadas. En dicha reunión, y en presencia de José Tomé, presidente de la Diputación y hombre en alza en el PSdeG lucense, se le habría recriminado a Otero su ineficaz trabajo en favor de la reunificación del partido desde que tomó las riendas, de la mano de Gonzalo Caballero, tras el convulso periodo que obligó a nombrar una gestora.

Los reproches habrían sido de tal calado y tan generalizados que sonaban a una petición de dimisión, dado que el malestar con la actual secretaria sería generalizado e incluso habría perdido ya el apoyo de quienes la auparon a su actual responsabilidad, incluida la dirección gallega.

Sin embargo, Otero rechazaba este jueves en declaraciones a este diario que existiera esta presión por parte de sus compañeros de ejecutiva, además de reducir la reunión a un simple encuentro "entre compañeros". "No se planteó nada de eso", aseguró, "los que marcan el debate son los órganos internos, la ejecutiva y el comité. Yo no me siento para nada cuestionada, me siento respaldada en mi trabajo", aseguró la socialista.

Los socialistas de la provincia dan por hecho que, haga lo que haga Otero, si Tomé decide dar el paso y presentarse a la secretaría provincial no tendrá demasiada oposición

Respecto a las críticas por supuesta falta de eficacia y ausencia en labores orgánicas, consideró que "en Lugo no se hizo nada muy diferente a lo de otras provincias de Galicia y de España: había un confinamiento y medidas sanitarias que impedían reunirse con mucha gente. Pero yo acudí a todos los concellos en los que me reclamaron los compañeros. Yo respeto todas la opiniones y claro que siempre se puede hacer más, pero este es un momento complicado, será cuando llegue la época de los congresos cuando haya que hacer balance y rendir cuentas. Mientras, me siento respaldada".

En este sentido, otra fuente socialista apoyaba que "quienes pidieron la dimisión de Patricia Otero fueron cuatro contados", y vinculaba esa operación a los intentos de la dirección gallega, específicamente a Gonzalo Caballero, de controlar el próximo proceso congresual y manejar los tiempos. También reprochó a Caballero que impulsase a Otero al liderazgo en la provincia e inmediatamente después la dejase de lado "porque no es capaz de contar con el poder territorial, como se comprobó en la campaña electoral".

En lo que todas las partes coinciden es en que todos estos movimientos tienen que ver con la disputa del liderazgo del partido en Galicia y la incertidumbre del resultado de la batalla. En eso, y en que lo que tenga que pasar en Lugo pasará en función de lo que haga José Tomé, quien aún mantiene unos silencios tan prudentes como elocuentes.

Los socialistas de la provincia dan por hecho que, haga lo que haga Otero, si Tomé decide dar el paso y presentarse a la secretaría provincial no tendrá demasiada oposición, puesto que en estos momentos maneja la influencia sobre los alcaldes y concejales del partido en Lugo y ha sabido situarse en una posición respecto a los bandos que se juegan el poder en Santiago que le deja mucho margen de maniobra.

Con un partido necesitado de una figura de autoridad en Lugo, tendría bastante fácil hacerse con el control como figura de consenso sin necesitar posicionarse a favor de Caballero o del clan de los coruñeses en Galicia, dando posteriormente su apoyo a unos o a otros según se decante la batalla, cuyo resultado también está pendiente de la decisión de Pedro Sánchez, que ha descolocado a muchos con el nombramiento de José Miñones como delegado del Gobierno en Galicia.
 

Aislada | Sin apoyo interno ni de Santiago
Patricia Otero, según relataron a este diario diversas fuentes, no solo no aceptó las críticas sobre su trabajo que recibió de miembros de la ejecutiva sino que se enrocó en su autodefensa. Este jueves, confirmaba a El Progreso que su único objetivo en este momento era reiniciar las reuniones con los militantes "para que el partido recupere el pulso y las ganas, porque la vida orgánica no ha estado dormida pero sí bastante aletargada". Sin embargo, rechazaba pronunciarse acerca de si también creía que mantenía el respaldo de la ejecutiva de Caballero, con quien sus detractores aseguran que está tan distanciada que apenas se hablan.
Tampoco en Lugo
No sería de la única persona, reprochan, que se ha ido distanciando la actual secretaria provincial, sino que también ha perdido sus relaciones privilegiadas con algunos miembros del socialismo lucense que la apadrinaron hasta ahora.

Tiempo de tormenta en el PSdeG
Comentarios