viernes. 20.09.2019 |
El tiempo
viernes. 20.09.2019
El tiempo

Vuelta al cole para más de 20.000 alumnos en la provincia

Martina, una lucense que se estrena en el cole de mayores; y Antón y Tiago, dos veteranos de la vuelta al cole. PV
Martina, una lucense que se estrena en el cole de mayores; y Antón y Tiago, dos veteranos de la vuelta al cole. PV
Los 122 centros de Lugo abren un curso marcado por el avance digital y demoras en reformas

Llegó el día para 20.316 alumnos de infantil, primaria y educación especial. Todos cogerán este miércoles la mochila después de casi tres meses de vacaciones e iniciarán un nuevo curso lectivo marcado por la consolidación del libro digital en casi la mitad de los centros educativos de la provincia y por las obras de reforma integral en ocho colegios e institutos.

Las obras solo están completamente finalizadas en el Ceip Luis Pimentel. En el resto de centros, los trabajos seguirán en las primeras semanas de curso lectivo.

Ese retraso en las obras ha provocado el malestar entre padres y profesores en colegios como el de Cervo o el de Casás, en la capital, que visitó este martes la conselleira de Educación, Carmen Pomar.

La conselleira lanzó un mensaje de tranquilidad a las familias y a los equipos docentes ante el inicio del curso y aseguró que las obras pendientes se desarrollarán, en todos los casos, fuera del horario escolar.

Además, Pomar defendió que las obras en el colegio de Casás, en las que la Consellería de Educación invierte 732.571 euros, supondrán una mejora de las condiciones del centro escolar.

El plan de reforma contempla medidas de mejora de la eficiencia energética, con el aislamiento de tejado y fachada y la colocación de ventanas de aluminio con rotura de puente térmico. Se ahorrará un 68,6% en el consumo de energía primaria y un 73,5% en las emisiones de CO2. 

Pomar dice que las obras se harán fuera del horario lectivo y las anpas instan a no ir a clase

La rehabilitación del colegio conlleva también la adaptación del centro a nuevas necesidades y la mejora de instalaciones. Así, en el primero de los bloques del colegio se reforman los aseos de profesores, se coloca pavimento de linóleo en aulas de infantil y se redistribuye la antigua vivienda del conserje para albergar, entre otras cosas, un local para el Anpa.

En el bloque dos del edificio, se reformará el aseo y se mejorará el aula de música, entre otras mejoras. En el tres, los vestuarios se reconvertirán en aseos, incluyendo uno accesible. En el bloque cuatro también se actuará en los servicios.

Paralelamente, Carmen Pomar animó al centro a continuar implicándose en el desarrollo de programas educativos innovadores, como el de introducción a la robótica educativa.

Recordó que el año pasado el centro desarrolló también la primera línea de los contratos-programa, de refuerzo, orientación y apoyo (Proa), que busca mejorar las perspectivas escolares del alumnado a través del trabajo organizado para la adquisición de destrezas básicas. El centro participa también en el Plan de Mellora de Bibliotecas Escolares.

Pese a las explicaciones de la conselleira, los representantes de los padres del colegio de Casás instaron a las familias a no llevar a sus hijos a clase "al menos durante esta semana" porque las obras se han realizado "con una total y absoluta falta de previsión". Según el Anpa de Casás, "lo que la conselleira considera pequeños remates implica que nuestros hijos comiencen el curso con bloques de aulas cerrados y ubicaciones provisionales".

Los profesores de Casás también se quejaron a la conselleira de las consecuencias del retraso de las obras y aseguraron este martes que no han podido organizar adecuadamente el arranque del curso porque muchas aulas no están acondicionadas. La directora, Verónica Eiravella, explicó que los profesores "no han tenido tiempo para preparar el material ni leer los expedientes" por los inconvenientes que suponen las obras.

En la capital, sí está todo listo en el Luís Pimentel. "Está todo en perfecto funcionamiento y las aulas preparadas", aseguró la directora, Teresa Trigo.

PROVINCIA. En el colegio Santa María de A Fonsagrada, por su parte, el curso podrá arrancar con normalidad, aunque su directora, Concepción Eiras, cree que el centro no estará listo "antes de un mes". Una situación parecida a la que se vive en el CPI Ramón Piñeiro de Láncara, donde su responsable, Carlos Carballo, asegura que las obras "están al 80 por ciento".

En A Mariña, solo el Virxe do Carme de Burela arrancará con normalidad. Las obras en el Ceip Número 1 de Foz y en el Ceip de Cervo serán la imagen habitual durante las primeras semanas del curso. En Cervo, de hecho, los padres aseguraron que no llevarán este miércoles a los niños a clase y en Foz dijeron que solo los dejarán entrar si comprueban que el colegio reúne condiciones.

El curso en cifras
En Lugo, la mayoría de alumnos irán a centros públicos. En infantil serán 4.676 alumnos en colegios de la Xunta, 1.635 en concertados y 89 en privados. En primaria, 10.162 niños irán a colegios públicos y 4.342 a concertados.

Otros acentos
Habrá 643 alumnos extranjeros en las aulas lucenses. La cifra crece ligeramente respecto al año pasado, cuando los escolares sin nacionalidad española fueron 603.

Educación especial
En las aulas de educación especial habrá este curso 88 niños, 12 de ellos en centros concertados.

Vuelta al cole para más de 20.000 alumnos en la provincia
Comentarios