El temporal deja un reguero de incidencias leves y la lluvia seguirá presente el resto del puente

En Lugo hubo grandes balsas de agua, Viveiro sufrió vientos de 128,4 kilómetros por hora y el Cabe tuvo una subida espectacular
Agua estancada en O Ceao. SEBAS SENANDE
photo_camera Agua estancada en O Ceao. SEBAS SENANDE

El temporal de viento y lluvia que este jueves atizó la provincia lucense no dejó, por fortuna, incidencias de gravedad, aunque sí incomodó la circulación de vehículos y los desplazamientos de peatones en muchos puntos. Lo peor, con todo, es que las previsiones para lo que queda de puente siguen apuntando a la presencia de lluvias, si bien no con tanta intensidad como las registradas en la jornada de este jueves.

En Lugo capital los Bomberos y los servicios de Emerxencias no tuvieron el trabajo que a primera hora de la tarde se podía prever, dada la cantidad de agua que descargó en pocos minutos, los transcurridos entre alrededor de las 16.15 y las 17.00 horas. También por la mañana la lluvia fue persistente. Llegó además acompañada de rachas de viento de hasta 42,4 kilómetros por hora. En la estación de medición de Meteogalicia en el campus se recogieron 26,3 litros por metro cuadrado.

Vehículos con problemas debido al agua. SEBAS SENANDE
Vehículos con problemas debido al agua. SEBAS SENANDE

Fue suficiente, en todo caso, para que se formaran espectaculares bolsas de agua en algunos puntos, como en la rotonda de entrada a O Ceao, o para que otras vías aparecieran cubiertas de barro por el corrimiento de tierras desde zonas superiores, como en República Argentina. El Miño no llegó a abandonar su cauce.

También se registraron problemas en zonas cercanas a la capital, como en la carretera a Castroverde, donde cayó un árbol a la altura de Paderne.

Más duro pegó en A Mariña, donde la caída de chapas de onduline desde inmuebles situados en diferentes puntos de Burela causó daños en al menos tres automóviles estacionados en la calle y obligó a cortar al tráfico algunas calles de manera temporal mientras se realizaban los trabajos de retirada y sujeción. Los agentes de la Policía Local también retiraron ramas de árboles en la Praza do Concello. Además, cayó un árbol en la zona del mercado.

En la estación que tiene Meteogalicia en O Penedo do Galo (Viveiro) la ráfaga máxima de viento fue de 128,4 kilómetros a la hora, pero la más alta de Galicia se registró en Cedeira, 140 kilómetros. Toda la costa lucense está este viernes en alerta amarilla por mar combinado con olas de hasta cinco metros y vientos de fuerza siete. La coruñesa estará en naranja.

Justo en la otra punta de la provincia, el caudal del río Cabe en Monforte se incrementó de forma espectacular debido a las intensas lluvias que comenzaron, según los datos de la CHMS, a la una de la madrugada y que llegaron a su pico máximo a las 18.00 horas con hasta 30 litros por metro cuadrado. Ello causó que el caudal del Cabe subiese de forma notable: si en la jornada del miércoles arrastraba 9,60 metros cúbicos por segundo, ayer la media se situó en los 49, con un pico a las 18.000 horas de 54,66 metros cúbicos.

Comentarios