Los templos de Lugo se empapelan por un obispo perseguido

Iglesias y edificios religiosos exhiben en sus puertas la foto del obispo Rolando Álvarez, que permanece en la cárcel y es uno de los símbolos de la represión de la dictadura nicaragüense
El cartel, en la puerta del Palacio Episcopal. EP
photo_camera El cartel, en la puerta del Palacio Episcopal. EP

Rolando Álvarez está preso y es una de las caras de la salvaje represión que se vive en Nicaragua. Él es obispo y una de las figuras que simbolizan la resistencia al sandinismo. Se negó a abandonar el país y fue condenado a 26 años de cárcel por no doblegarse a la dictadura que encarna Daniel Ortega. Ese obispo cumple 57 años este lunes y su foto se colocó este domingo en las puertas de iglesias y edificios religiosos de Lugo, como el obispado, para pedir su libertad.

La situación de ese obispo y de otros religiosos que se han convertido en símbolos de resistencia al poder, por acciones como dar cobijo en los templos a los opositores al regimen, moviliza desde hace tiempo a lucenses implicados en la lucha por los derechos humanos. El movimiento Solidariedade con Nicaragua trabaja en la defensa de la libertad de esos religiosos católicos perseguidos y este domingo puso el foco en el obispo, llevando su foto a los edificios religiosos para llamar a los lucenses a que unan su voz para exigir libertad para él y para los nicaragüenses.