Sustraen dos vehículos con igual método que el robo de la Diputación

Los ladrones forzaron la puerta de una empresa de A Campiña y se llevaron dos furgonetas cargadas con material. Los agentes del subsector de Tráfico las localizaron vacías en Guitiriz
Las dos furgonetas recuperadas por los agentes del subsector de Tráfico de Lugo
photo_camera Las dos furgonetas recuperadas por los agentes del subsector de Tráfico de Lugo

Los ladrones actuaron de nuevo en Lugo durante la madrugada de este martes y sustrajeron dos furgonetas siguiendo el mismo modus operandi que el utilizado cuatro días antes en la nave del parque móvil de la Diputación. La Policía Nacional baraja la posibilidad de que los dos robos hayan sido cometidos por las mismas personas e intensificó la investigación para localizar a los autores.

La última sustracción se produjo durante la noche del lunes al martes en las instalaciones de una empresa de maquinaria ubicada frente a la gasolinera de A Campiña.

Los delincuentes forzaron la puerta de entrada al recinto y recorrieron la nave en busca de las llaves con las que poder arrancar los vehículos. Una vez localizadas, abandonaron el lugar al volante de los mismos.

Tal y como denunció este martes en comisaría el dueño de la empresa, las dos furgonetas -rotuladas con el nombre del negocio- estaban cargadas con material de trabajo, entre el que había varios grupos electrógenos.

Al igual que sucedió en el robo del parque móvil de la Diputación, los ladrones actuaron de noche y los responsables de las instalaciones se dieron cuenta de lo que había sucedido cuando se incorporaron por la mañana a su puesto de trabajo.

RECUPERACIÓN. Los ladrones que actuaron en A Campiña abandonaron los vehículos poco después del robo. De hecho, los agentes del subsector de Tráfico de Lugo localizaron las furgonetas sobre las nueve de la mañana en el kilómetro 658 de la Nacional 634, en la zona de Guitiriz, justo en el límite de la provincia de Lugo con A Coruña.

Los vehículos -que fueron recuperados por su propietario- no presentaban daños, pero los cacos se encargaron de vaciarlos prácticamente por completo antes de continuar su camino.

En esta ocasión, las dos furgonetas fueron abandonadas en el mismo punto, mientras que los vehículos robados en la nave del organismo provincial aparecieron en distintas zonas: uno en las inmediaciones de O Carqueixo y otro en Rábade.

Los investigadores creen si embargo que los delincuentes dejaron en el municipio lucense uno de los coches -un Mercedes propiedad del jefe del parque móvil- porque se les acabó el combustible y no pudieron seguir la marcha.