El Supremo estudia un recurso de 45 lucenses por 17,4 millones en Swaps

Se asociaron para crear un huerto de paneles solares y trataron de proteger su inversión con un producto financiero de riesgo ▶ El juzgado les dio la razón en primera instancia, pero la Audiencia revocó la sentencia y ahora recurren al alto tribunal

La energía solar fue el destino dela inversión de muchos lucenses, perjudicados por los cambios legislativos posteriores. AEP
photo_camera La energía solar fue el destino dela inversión de muchos lucenses, perjudicados por los cambios legislativos posteriores. AEP

El Tribunal Supremo acaba de admitir a trámite el recurso presentado por los 45 socios lucenses en un proyecto de huerto de paneles solares, en contra de una sentencia de la Audiencia Provincial que rechaza que el banco les tenga que devolver el dinero que perdieron con un producto financiero de alto riesgo, conocido como Swap. La cuantía total de los 45 contratos que fueron suscritos es de 17.490.000 euros.

Se trata en su práctica totalidad de ciudadanos que no tienen contacto habitual con el mundo de las finanzas o la promoción industrial y que se metieron en el negocio como inversión al calor de los planes y subvenciones del Gobierno para potenciar las energías renovables.

El problema deriva del momento en que Sol Renova, la empresa que formaron estos inversores, buscaba financiación para su proyecto. Caixabank se la ofreció, pero con la condición de que firmasen un Interest Rate Swap, un derivado financiero de alto riesgo que debía ejercer como seguro ante una posible subida de los tipos de interés que hiciera imposible a los inversores devolver el crédito concedido. De hecho, este Swap servía en la práctica para convertir el interés variable en casi fijo, ya que aseguraba que no tendrían que pagar más si los tipos subían por encima de un determinado nivel, el 4,85. La realidad, sin embargo, es que los tipos de interés se desplomaron, pero el Swap les impidió aprovecharse de ello.

Caixabank recurrió ante la Audiencia de Lugo, que anuló la sentencia de primera instancia

Los 45 socios, que habían constituido otras tantas sociedades para formar parte de Sol Renova, decidieron denunciar estos contratos para conseguir su nulidad y la restitución de todo lo pagado. El juzgado de primera instancia que vio el caso les dio la razón, al apreciar que hubo vicio de consentimiento, es decir, que fueron engañados por la entidad financiera y que, en realidad, no sabían a lo que se arriesgaban. De este modo, ordenó al banco que liquidara los contratos y devolviera a los inversores lo pagado y los intereses correspondientes.

Sin embargo, Caixabank recurrió ante la Audiencia de Lugo, que anuló la sentencia de primera instancia. El tribunal dictaminó que durante toda la negociación los representantes de Sol Renova sabían qué significaba la firma de esos Swaps y que consintieron porque sabían que el proyecto no era viable si los tipos subían por encima de ese 4,85, por lo que del mismo modo aceptaron el hecho de que no podrían beneficiarse de posibles bajadas.

Por ello, ahora son los inversores los que recurren la sentencia de la Audiencia ante el Tribunal Supremo, que ha anunciado su intención de admitirlo a trámite, abriendo una puerta a la esperanza de estos lucenses.

Pago anticipado: Una cláusula "oscura, ambigua" y nula

La Audiencia sí dio la razón a los inversores al anular la cláusula de vencimiento anticipado, que en la práctica determinaba que tenían que pagar lo mismo tanto si la anulaban antes como si no. Es una cláusula, en opinión de los jueces, "oscura, ambigua y vaga".

 

Comentarios