miércoles. 01.12.2021 |
El tiempo
miércoles. 01.12.2021
El tiempo

CIENCIA

Sonia Villapol

Sonia Villapol. AEP
Sonia Villapol. AEP
La neurocientífica de A Pastoriza investiga y divulga los avances sobre el tratamiento del coronavirus desde el Texas Medical Center de Houston

La investigación es también divulgación. Así lo entiende Sonia Villapol (A Pastoriza, 1977), neurocientífica lucense en Houston que dedica parte de su valioso tiempo a dar a conocer al resto del mundo sus avances y los de sus compañeros de un grupo internacional. La indeseable persistencia del covid- 19 dio visibilidad a Villapol, una de las principales estudiosas de los efectos secundarios del coronavirus. Su facilidad para comunicar y su habilidad didáctica llevaron a la neurocientífica a aparecer en numerosos medios de comunicación, como una guía, un faro donde los periodistas buscan respuestas a preguntas que no son fáciles de contestar.

Hija del polifacético escultor Fernando Villapol, pronto supo que su camino no era la herencia artística paterna y tomó un camino mucho más pragmático, que la llevaría con el tiempo al éxito internacional. Aquella chica inquieta de Bretoña se especializó en Biología Molecular y Biotecnología en la Universidad de Santiago. Barcelona fue fundamental para su eclosión en el ámbito de las neurociencias: hizo un máster y se doctoró en el departamento de Biología Celular, Fisiología e Inmunología en la Autonóma de Barcelona con una tesis sobre los mecanismos de la muerte celular en el cerebro.

El siguiente paso, París. Nada más y nada menos que la Universidad Pierre et Marie Curie, entre los años 2007 y 2010. Y de ahí el salto a Houston, al Texas Medical Center, donde trabaja desde entonces a la vez que imparte clases en la Universidad de Georgetown.

Pese a este currículo y a su experiencia internacional, Sonia Villapol es una persona cercana y entrañable. Este mismo verano pasó varios meses en Bretoña, adonde le gusta volver siempre que puede. No rechaza nunca dar una conferencia o conceder una entrevista y se preocupa mucho de la calidad de los contenidos. Sabe que no solo se trata de investigar con éxito, sino también de dar a conocer a la gente ese trabajo y esa experiencia para concienciar a la humanidad hacia un mundo mejor. Sin más, una lucense de la que estar orgulloso.

Pionera en el covid persistente
Su grupo de trabajo desveló que el fin del contagio no acaba con el problema. Las secuelas del coronavirus pueden ser en algunos casos muy graves y extenderse por diversas partes del cuerpo, a nivel físico, mental y sensorial, con especial interés hacia los menores de edad aún no vacunados.

Sonia Villapol