sábado. 24.07.2021 |
El tiempo
sábado. 24.07.2021
El tiempo

Solo hace falta un rayo de sol para prender la llama

Un momento del Arde Lucus. XESÚS PONTE2
Un momento del Arde Lucus. XESÚS PONTE
Lugo tenía ganas de fiesta y las calles se llenaron el sábado por la tarde de romanos, castrexos y ‘civiles’ locales y foráneos. No hubo campamento que no hirviera de visitantes ni actividad sin público

Al Arde Lucus de este año solo le faltaba un rayo de sol para celebrarlo a todo lo que da la nueva normalidad permite. Este sábado por la tarde, los lucenses salieron a la calle para disfrutar de un Arde Lucus bastante parecido a los convencionales, animados por la tregua de las lluvias y por una ligerísima subida de las temperaturas.

Aunque los asistentes fueron menos y las actividades más limitadas para evitar las concentraciones, lo cierto es que la animación en las calles del casco histórico, las larguísimas sobremesas y la vida en los campamentos ofrecieron una imagen de la fiesta muy parecida a la de otras ediciones. No cabe duda de que había ganas de Arde Lucus y, aún con las medidas preventivas de la pandemia, fueron muchos los que disfrutaron de la fiesta.

Un momento del Arde Lucus. XESÚS PONTE6

Elisa Rodríguez y su marido viven en Madrid pero tienen una casa en O Cádavo. Ya conocían el Arde Lucus y precisamente por eso querían mostrarle la fiesta a sus amigos María Jesús Lerma y Alfredo Belinchón. "Es verdad que hay menos gente y que los campamentos y actividades están este año más repartidos por la ciudad, pero así también tienes la oportunidad de ver más cosas", explicó este sábado, a punto de salir de la castra instalada en el parque de Rosalía de Castro.

Otro cambio que percibieron con respecto a ediciones previas fue que el número de gente caracterizada era menor. "El tiempo ha influido. Nosotros nos íbamos a vestir de romanos pero el tiempo no acompañaba y cambiamos de idea", apuntó.

Viendo las calles es muy posible que otras muchas personas optaran por la misma medida y, en el caso de los lucenses que, después de veinte años de fiesta, ya tienen trajes de romanos o castrexos, optar por los segundos. La ratio de antiguos pobladores frente a los romanos aumentó mucho el sábado, ya que las capas de piel que caracterizan su vestimenta se agradecían dadas las temperaturas.

Branca Novoneyra, lucense que reside en Santiago de Composterla, acudió este sábado a Lugo con otro objetivo muy diferente al de la fiesta: hacer una prueba para docente en el conservatorio de Danza. En el hotel en el que se quedó, según observó, la mayoría estaban en la misma situación que ella. No estaban en Lugo por el Arde Lucus sino para participar en las oposiciones de Educación. Sin embargo, una vez acabadas las pruebas muchos sí que aprovecharon para echar un vistazo.

Un momento del Arde Lucus. XESÚS PONTE4

"Non veño todos os anos pero a miña familia sí que o celebra. Paréceme unha boa idea que a cidade aproveite a súa historia, que poña en valor o seu patrimonio tanto material como inmaterial", dijo.

Kirenia Martínez, residente en A Coruña que la acompañaba, no había venido antes pero le pareció muy interesante el carácter divulgador de la fiesta.

Los restaurantes y bares del centro también registraron muchísima afluencia gracias a la fiesta de recreación histórica, puede que no como otros años pero sí mucho más que en cualquier momento de la pandemia. Arde Lucus supone un aperitivo de normalidad y la gente lo agradeció.

Recuerda que puedes participar en el concurso de caracterización del Arde Lucus. Puedes ganar increíbles premios.

Solo hace falta un rayo de sol para prender la llama
Comentarios