Sogama reformará su planta de Lugo para la basura del contenedor marrón

Adaptará una tolva para restos orgánicos y los llevará a una planta de biorresiduos próxima
Planta de transferencia de O Ceao.   XESÚS PONTE / AEP
photo_camera Planta de transferencia de O Ceao. XESÚS PONTE / AEP

Sogama solicitó hace unos días licencia en el Concello de Lugo para reformar una de las tolvas que tiene en la planta de transferencia de O Ceao, con el fin de adaptarla para la recogida de los residuos orgánicos que irán al futuro contenedor marrón de Lugo y de los otros 19 concellos del centro y el norte de la provincia que usan estas instalaciones.

Lugo será probablemente uno de los primeros ayuntamientos de la provincia que empiece a hacer recogida selectiva de residuos orgánicos, tal como exige la UE antes de finales de 2023, y en el marco del nuevo contrato de limpieza que la ciudad estrenó esta semana.

Los contenedores marrones todavía tardarán unos meses en llegar -al igual que los demás, que serán sustituidos en su totalidad- y también la preparación de la planta de O Ceao llevará un tiempo. En concreto, se estima que los trabajos durarán unas diez semanas, una vez obtengan licencia y empiecen.

Una vez la basura orgánica sea depositada en la planta por los camiones de EcoLugo, la empresa de recogida, será Sogama quien la traslade a la planta de biorresiduos más próxima. En la provincia existen dos privadas, en Cospeito y en Castro de Rei, y Sogama construye en este momento una en Cervo. Los biorresiduos se transformarán en compost, un abono que tiene como destino principal el sector agrícola y el de jardinería. Sogama quiere dotarse de una planta por provincia. En A Coruña ya tiene una, en el complejo de Cerceda, y las otras estarán en Verín (Ourense) y Vilanova de Arousa (Pontevedra).

La empresa pública recuerda que son los concellos los que tienen la competencia de la gestión de los residuos urbanos y que ella, en colaboración con la Consellería de Medio Ambiente, ayuda con una red de infraestructuras a las que destina 40 millones de euros, 30 de ellos procedentes del Fondo de Cohesión. Además de las cuatro plantas de biorresiduos, adaptará varias plantas de transferencia y construirá otras nuevas. En la reforma de la tolva de O Ceao gastará 452.540 euros.

Uno de los hándicaps del tratamiento de los residuos orgánicos es la eliminación de los llamados impropios, los restos no orgánicos que suelen ir por medio y que deben ser tratados a parte, en vertedero o incineradora, alternativas de las que suelen carecer las plantas de biorresiduos.

El coste del traslado de los residuos orgánicos a estas plantas es otro de los condicionantes, por eso se buscan las instalaciones más próximas. En el caso de Lugo, ese gasto va incluido en los más de 11 millones que el Concello pagará al año a EcoLugo.

Además de los contenedores marrones, se entregarán 400 depósitos a grandes productores de residuos orgánicos, como plantas de elaboración de alimentos o grandes restaurantes. Actualmente, este tipo de basura va al contenedor verde, llamado de fracción resto, y se trata en el complejo medioambiental de Sogama en Cerceda.

Renovación
400 contenedores nuevos a la semana
La hoja de ruta que el gobierno de Lara Méndez ha diseñado con EcoLugo contempla que, a partir de octubre, 400 nuevos contenedores llegarán a la ciudad cada semana, aunque eso dependerá de que no haya problemas con los proveedores.

Composteros comunitarios 
Dentro del nuevo contrato de limpieza y recogida de basura está previsto instalar 30 composteros comunitarios por la ciudad. De su gestión se ocupará EcoLugo y a ellos también irán restos de poda y de jardines municipales.

Ubicación
El gobierno local todavía no ha informado de los emplazamientos de estas instalaciones, un aspecto que suele ser delicado debido al temor vecinal a los malos olores y otro tipo de molestias.

Experiencia de Allariz
El compostaje comunitario es una experiencia que ya funciona desde hace años en Allariz, donde el Concello llevó a cabo una concienzuda campaña de información para explicar su funcionamiento. En Lugo también se repartirán más de mil composteros individuales a viviendas unifamiliares.

Comentarios