El Sergas contrata a médicos de más de 70 años para puestos de difícil cobertura

Ofrece a facultativos de Familia que acaban su prórroga contratos temporales de seis meses para cubrir bajas y ausencias
Pacientes esperan a ser atendidos en el interior del nuevo PAC.  XESÚS PONTE
photo_camera Pacientes esperan a ser atendidos en el interior del nuevo PAC. XESÚS PONTE

El Sergas está contratando a médicos de Familia de más de 70 años para puestos de difícil cobertura. De esta manera consigue que algunos centros de salud para los que es difícil encontrar un facultativo que cubra una ausencia cuenten con un profesional estable durante los meses en los que se prolongue la baja.

Los médicos tienen la posibilidad de ejercer en la sanidad pública gallega hasta los 70 años, una opción a la que recurren muchos y singularmente los de Familia. En esa especialidad, lo cierto es que son mayoría los que deciden prorrogar más allá de los 65. Es una opción voluntaria que el profesional debe renovar año a año y que se acaba cinco años después, al cumplir los 70.

Ahora, según ha podido saber este diario, el área lucense da la opción a los médicos que finalizan sus prórrogas de seguir trabando para el Sergas, pero con un contrato y unas condiciones diferentes. No se trata de una prórroga, por lo que el profesional no continúa en su plaza. Los facultativos que aceptan continuar deben acudir a pasar consulta a donde se les necesite —puestos donde se dan serios problemas de cobertura mantenidos en el tiempo— con contratos temporales que se renuevan cada seis meses.

Por ejemplo, una de estas médicas —que trabajaba en un centro de salud de Lugo capital, ciudad en la que reside, donde estuvo hasta los 70 años— se trasladó inicialmente durante más de un mes a ocuparse de una consulta en Monforte y ahora está cubriendo una baja maternal en Baleira, que se prolongará hasta verano. Otra irá a Vilalba.

Además, a este grupo de profesionales que se avienen a continuar trabajando y a hacerlo donde se requiera su presencia, se les continúan ofreciendo guardias voluntarias en Puntos de Atención Continuada de la provincia, algo que también contribuye a redondear su salario.

Sin embargo, también ha habido profesionales que han rechazado continuar precisamente porque no se trata de una prórroga, de manera que no estarían en su plaza, atendiendo a su cupo de siempre. Muchos no quieren trasladarse diariamente lejos de sus casas o cambiar cada cierto tiempo de consulta, aunque inicialmente sí hubieran mostrado su interés por seguir trabajando hasta los 72.

La demanda de que los médicos de Familia puedan prorrogar su actividad dos años más es una lucha de muy diferentes colectivos. Desde sindicatos profesionales, hasta los gobiernos de distintas comunidades, como Galicia o Asturias, han reclamado que se permita una excepción específicamente para esa especialidad, dadas las dificultades de cubrir ausencias y la abrumadora cantidad de jubilaciones que se esperan para los próximos años.

Sin embargo, el Ministerio cree que la solución a la crisis de personal de la Atención Primaria pasa por otras medidas, mejorar las condiciones profesionales y no alargar la vida laboral y descarta aceptar que sigan trabajando hasta los 72. Lo que las comunidades reclamaban es que se permita a esos profesionales la jubilación activa, percibiendo el 75% de la pensión además del sueldo íntegro y contemplando la posibilidad de la media jornada.

La Xunta y otras administraciones entienden que se trata de una situación excepcional por la grave falta de personal. No es la primera vez que se recurre a médicos de Familia jubilados. Durante la pandemia se propuso a muchos de ellos que volvieran para hacer seguimiento de contactos de casos covid. En ese caso, cobraron la pensión y el sueldo íntegros.

Desde el área sanitaria de Lugo no se ofreció explicación alguna sobre estos nuevos contratos a médicos a partir de los 70 años, que empezaron a hacerse en enero.

Comentarios