viernes. 24.09.2021 |
El tiempo
viernes. 24.09.2021
El tiempo

Los lucenses se preparan para una selectividad con mascarilla

Alumnos lucenses en las pruebas del año pasado. XESÚS PONTE (AEP)
Alumnos lucenses en las pruebas del año pasado.
El martes comienzan para 1.200 lucenses unas pruebas de acceso a la universidad con mucha higiene y algunas facilidades

Los protocolos de seguridad a los que obliga la pandemia marcarán este año la experiencia de la selectividad, que arranca este martes y que en Lugo citará a unos 1.200 alumnos. El número de estudiantes que se presentan a las pruebas de acceso a la universidad crece este año porque las circunstancias excepcionales del curso han provocado que aprobara el bachillerato un porcentaje mayor de estudiantes que otros años.

La primera normal, esencial y de obligado cumplimiento para todos los que se presenten a los exámenes, será el uso permanente de la mascarilla. Deberán llevarla puesta todo el rato, también para hacer los exámenes, no solo para acceder a las aulas en las que se celebran las pruebas.

Los centros ya están preparados para esas pruebas y, por las exigencias de seguridad, este año se amplían. Así, además de en Administración y Dirección de Empresas y Humanidades, este año habrá exámenes también en la facultad de Veterinaria. En la provincia no hay más cambios y, así, la única sede fuera de la capital para los exámenes será Viveiro, como es habitual cada año.

Las aulas están ya listas y también los protocolos. Los aularios se ventilarán entre examen y examen y los alumnos se sentarán siempre en la misma mesa.

La limpieza de las aulas recibirá especial atención este año y mesas y clases se limpiarán a mitad de mañana y por las noches. La higienización de los baños se hará de forma permanente.

FACILIDAD EN LAS PRUEBAS. La pandemia marca también que este año se den algunas facilidades a los alumnos a la hora de hacer los exámenes. Por ejemplo, en el examen de idiomas se suspende la parte de la audición y se dividen las pruebas de las materias que son obligatorias.

Así, si antes había que hacer en un día los exámenes de esas cuatro materias fijas, ahora se dividen y se harán en dos mañanas, lo que puede aligerar el estrés de los estudiantes.

Se suspende la parte de la audición en la prueba de idiomas y los exámenes de las materias obligatorias se harán en dos días

Además, este año se abre el abanico también a la hora de elegir preguntas, una medida que se tomó porque es posible que algunos de los estudiantes no hayan visto la totalidad del temario. De ese modo, podrán ajustarse mejor a contestar los temas que han tenido más tiempo a estudiar.

Por ejemplo, un estudiante puede elegir contestar todas las preguntas del bloque de Historia Antigua si es algo que ha estudiado más a fondo o si, incluso, no ha llegado a dar en clase el temario de Historia Moderna, explicaba el domingo el representante de una de las comisiones delegadas.

Este año habrá también un mayor número de profesores vigilando el desarrollo de las pruebas, pero el control será, en realidad similar al de otros años, ya que hay más vigilantes, pero también más aulas que supervisar por las distancias impuestas.

Los lucenses se preparan para una selectividad con mascarilla
Comentarios