viernes. 17.09.2021 |
El tiempo
viernes. 17.09.2021
El tiempo

De ruina a joya urbanística de la capital

undefined
El edificio del 49 de la Ronda ya está parcialmente descubierto, lo que permite apreciar el trabajo de rehabilitación. SABELA FREIRE
El emblemático edificio del número 49 de la Ronda ya luce nueva imagen tras estar años parada su reforma

El telón que tejían los andamios ha empezado a abrirse y los lucenses ya pueden vislumbrar en el cruce entre la Ronda da Muralla y Pastor Díaz que la ruinosa casa situada en ese cruce se ha convertido ya en una joya.

El milagro se ha obrado tras una larga obra de rehabilitación, que comenzó en noviembre de 2019 y a la que aún le queda, pero que ha permitido recuperar buena parte de un valioso edificio histórico.

Los andamios se terminarán de retirar este viernes, según avanzó José Manuel Espiñeira, el constructor responsable de la obra, y los lucenses podrán ver ya con bastante plenitud el laborioso trabajo de restauración realizado.

La casa ya luce. Pero quedan al menos nueve meses de obra, advierte José Manuel Espiñeira. No obstante, en lo que respecta a la imagen que proyecta el inmueble sobre el urbanismo, lo importante ya está hecho.

Quedan, con todo, elementos de gran relevancia. Las ventanas se pondrán en septiembre, detalla el constructor, al que se aprecia orgulloso de aspectos de la obra como la recuperación de todos los elementos de fundición.

Los andamios se terminarán de retirar este viernes, a pesar de que aún quedan nueve meses de obra

Se trata de piezas muy antiguas, de principios del pasado siglo, fabricadas en Sargadelos y que ahora se han restaurado de forma integral.

También se han recuperado las estructuras pétreas. El edificio se desmontó piedra a piedra y cada elemento se numeró para que una vez limpias y tratadas volvieran a su lugar de origen.

Únicamente la piedra de las plantas tercera y cuarta es nueva, dado que se trata de las dos alturas que ha ganado el edificio con la obra en marcha.

La imagen que a partir de viernes verán los lucenses es una ruptura con una sombra sobre el urbanismo lucense que se mantenía desde 2005, cuando había quedado varado el proyecto para rehabilitar la antigua casa y darle más alturas.

Cuando esté definitivamente acabado, el edificio que ocupa el número 49 de la Ronda será un inmueble de lujo, que por ejemplo contará con aerotermia y placas solares para autoabastecerse de energía y que podrá vender los excedentes a las distribuidoras de electricidad.

La promoción de viviendas que ha conllevado la rehabilitación del inmueble incluye además los números 2 y 4 de Pastor Díaz.

De ruina a joya urbanística de la capital
Comentarios