Romera reclama la nueva comisaría de Lugo y más policías en su primer discurso

El comisario jefe aprovechó la celebración del día de los Ángeles Custodios para recordar a las administraciones que siguen pendientes de la asignación de terrenos, de un local para los DNI y de reforzar la plantilla de las tres comisarías

La Policía Nacional celebró este lunes a sus patronos, los Ángeles Custodios, que en Lugo consistió en su tradicional gala de imposición de condecoraciones. Era, además, el estreno público del comisario jefe en funciones, Luis Miguel Romera Pérez, que no dejó pasar la ocasión de tener a los representantes de las administraciones allí sentados para agradecer su colaboración y, a la vez, ponerles deberes. Los principales siguen siendo los que el cuerpo arrastra desde hace ya demasiados años: una nueva comisaría y la dotación de más efectivos para hacer frente a desafíos de seguridad que crecen y se diversifican cada día.

Romera, que también quiso destacar la labor de su antecesor José María Esteban, jubilado y también presente, repasó las principales actuaciones de sus hombres en la provincia en el último año. Ello le permitió concluir que la Policía Nacional ha demostrado "el buen trabajo que nuestros y nuestras policías están llevando a cabo en la provincia. Pero no debemos caer en el conformismo, sino que debemos dirigirnos sin descanso hacia la mejora y no descansar hasta lograr la excelencia".

 

Es en el marco de ese objetivo en el que el comisario jefe se dirigió "a las autoridades aquí presentes". Lo hizo para dar las gracias a la alcaldesa, Lara Méndez, por el acuerdo para que los agentes puedan hacer prácticas de tiro en las instalaciones de la Policía Local, pero también para advertir de que "para continuar avanzando y mejorar nuestra labor" se necesita que "ciertos proyectos en marcha" se hagan realidad.

El primero, la nueva comisaría, necesidad sobre la que volvió a llamar la atención de Xunta y Concello, con especial detenimiento en este último: "Me gustaría personalizar la sensibilidad que siempre ha mostrado en su alcaldesa, que siempre se encuentra dispuesta a colaborar. Por eso quiero decir gracias, alcaldesa, así como expresar el deseo de continuar con esa colaboración con el objetivo de conseguir los terrenos adecuados lo antes posible".

Una cortesía con carga de profundidad, puesto que la búsqueda de terrenos y el intercambio de los mismos con la Xunta si fuera necesario sigue en punto muerto. Unos instantes después sujetaba el pendón de la comisaría para que Lara Méndez le colocara la corbata que simboliza la Medalla de Oro de Lugo, en reconocimiento al trabajo policial durante la pandemia.

Ya en faena, y sin perder el tono de extremada educación, Romera saltó de las instituciones local y autonómica a la nacional, representada allí por la subdelegada del Gobierno, Isabel Rodríguez: "Otro proyecto que me gustaría citar es la lucha por la cesión de un nuevo local donde ubicar la Unidad de Documentación".

Un deber de los sencillos si se compara con el siguiente: "En la misma línea, consciente de que supera mi competencia, tengo que nombrar la necesidad de actualizar la plantillas a la realidad social y delincuencial de hoy en día. Hemos de atajar una mayor problemática con el mismo personal con el que se contaba mucho tiempo atrás, con la consecuente sobrecarga de trabajo". Se refería a los alrededor de 80 agentes que presentan como déficit las plantillas de las tres comisarías.

Con sus deberes completados, Romera invitó a un cóctel a las autoridades y demás presentes.

Comentarios