viernes. 04.12.2020 |
El tiempo
viernes. 04.12.2020
El tiempo

El reto de ser perro de asistencia

El perro de asistencia Tiramisú y Cristina Novillo. XESÚS PONTE
El perro de asistencia Tiramisú y Cristina Novillo. XESÚS PONTE
Al labrador Tiramisú todavía le quedan tres meses de entrenamiento antes de ser el compañero inseparable de Daniel Vázquez, un niño autista de 8 años

Llevar el peto de perro de asistencia cuesta lo suyo. Mínimo, nueve meses de entrenamiento donde el animal –aparte de aprender a obedecer las órdenes más básicas de sentarse , tumbarse o levantarse– ha de saber, sobre todo, cómo reaccionar en caso de que se suelten los anclajes del peto que lo unirá al que será, a partir de navidades, su dueño y compañero inseparable, Daniel Vázquez, un niño de 8 años que sufre autismo.

Tiramisú es un perro de raza labrador que llegó a la ONG DogPoint con solo siete meses. Antes, pasó por dos familias que le enseñaron las nociones más básicas de socialización y obediencia llegando, incluso, a asistir diariamente a clase en la universidad donde estaba matriculada una de las hijas de la pareja que lo acogía.

"El perro ya llegó a nosotros socializado. A los tres o cuatro meses, estaba subiendo rampas en el aeropuerto de Barajas. Por eso, no se asusta ni por las luces, ni por los ruidos, ni por los olores, ni por la presencia de gente", explica Cristina Novillo, la trabajadora social de DogPoint.

Tiramisú fue cedido a la ONG que lo educa como perro de asistencia por la última familia colaboradora. En otros casos, los animales son adquiridos a criadores por la asociación. Una vez sometido a distintas pruebas médicas para comprobar su estado de salud, el animal comienza un ciclo de entrenamientos con un único fin: convertirse en un perro de asistencia para un niño con un trastorno de espectro autista.

"Ahora mismo, tenemos una lista de espera de diez familias de toda España, que desean llevar a casa un perro de estas características. Este año vamos a entrenar a diez canes. Lo importante es socializarlo, que el perro pueda ir en el metro o al cine sin pasarlo mal y que tampoco se asuste cuando pise suelos brillantes o al ver a alguien con gorro o mascarilla", cuenta Cristina Novillo, de DogPoint.

La solicitud de la familia es el primer paso de todo este proceso en el que se busca, sobre todo, que el animal aporte tranquilidad y seguridad al niño y a sus padres. "No somos expendedores de perros de asistencia. Somos una tribu en la que las familias que ya tienen perro apoyan a las otras", afirma Cristina Novillo.

Reto y stand para recaudar fondos
DogPoint —la única asociación de España dedicada al entrenamiento de perros de asistencia para niños autistas— protagonizará este sábado un acto en Lugo, que se desarrollará desde las nueve hasta las dos en la muralla. Durante ese tiempo, el atleta Óscar Domínguez correrá por el adarve del monumento, en un acto solidario con la campaña Un perro para Dani, puesta en marcha por la familia de Daniel Vázquez para sufragar los gastos de entrenamiento del animal, que se elevan a 17.810 euros.

STAND. A lo largo de la mañana, desde las diez hasta las dos, habrá un stand en la rampa de acceso a la muralla en la Porta de Santiago, donde se recaudará dinero para esta campaña. Se da la circunstancia de que Tiramisú será el primer perro que DogPoint entregará a una familia con niño autista en Galicia.

El reto de ser perro de asistencia
Comentarios