lunes. 22.07.2019 |
El tiempo
lunes. 22.07.2019
El tiempo

Le requisan cuatro kilos de coca y alega que tiene un trastorno impulsivo

Calle Javier López de A Coruña, donde fue detenido el lucense. EP
Calle Javier López de A Coruña, donde fue detenido el lucense. EP

El tribunal rechaza su excusa y le impone 6 años de cárcel. Concluye que "controlaba sus actos" y era "minucioso" para burlar la vigilancia policial

Un lucense que lideraba una banda de traficantes en A Coruña, a la que le incautaron cerca de cuatro kilos de cocaína, intentó eludir su condena alegando que tenía "un trastorno de la personalidad con un fuerte componente impulsivo". El tribunal, sin embargo, concluye que su presunta impulsividad "no resulta compatible" con la actividad de tráfico de drogas que llevaba a cabo, "ya que implica un control de los actos".

Los jueces explican además que los agentes del Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (Edoa) de la Guardia Civil siguieron al joven durante meses y confirmaron "la minuciosidad" de las diferentes medidas de seguridad que ponía en práctica para evitar que lo vigilaran. De este modo, la Audiencia Provincial de A Coruña considera que el lucense, de 29 años, es autor de un delito contra la salud pública y lo condena a seis años de prisión, la misma pena que le impone a otros dos miembros de la banda que fueron arrestados junto al cabecilla.

ORGANIZACIÓN. Según explica la sentencia, a mediados de 2017, los agentes tuvieron conocimiento de que los acusados se dedicaban a la venta de cocaína en A Coruña, por lo que montaron un dispositivo de vigilancia y comprobaron que el centro de operaciones de la banda era la vivienda del lucense. El 25 de octubre de 2017, los guardias comprobaron que uno de los acusados abandonaba dicho domicilio y se subía a un vehículo, por lo que siguieron su trayectoria y poco después lo interceptaron.

El lucense, que lideraba una banda de narcos en A Coruña, tenía en casa 20.000 euros y una máquina de contar dinero

Los agentes localizaron dos paquetes en el interior del coche, que contenían casi dos kilos de cocaína en total. Justo en ese momento, el lucense y el otro acusado llegaron al lugar de los hechos y al ver a los investigadores se dieron a la fuga, pero fueron arrestados. El lucense fue detenido en la calle Javier López y su compinche en la urbanización Los Arces.

Los agente registraron al día siguiente el domicilio del joven y encontraron otros dos kilos de cocaína, así como 20.000 euros en billetes de 50, una máquina de contar dinero en efectivo y un perturbador de ondas para anular las señales receptoras de los teléfonos y GPS. También le requisaron un móvil, un ordenador portátil y una báscula de precisión.

Los investigadores concluyeron que el lucense era el cabecilla de la red y la persona que le suministraba la droga a los otros acusados. Todos ellos alegaron en el juicio que eran consumidores, pero el tribunal afirma que "las cantidades incautadas exceden en mucho de lo que pudiera ser razonablemente destinado al consumo propio". Según considera, no hay dudas de que el móvil del tráfico de drogas "no era la adición al consumo de estupefacientes, sino el lucro". Además, ninguno de los acusados tenía actividad conocida que le reportara ingresos económicos.

Además de los seis años de cárcel, el lucense fue condenado a pagar una multa de 280.000 euros y los otros acusados, de 130.000 cada uno.

Le requisan cuatro kilos de coca y alega que tiene un trastorno...
Comentarios