Héctor López, del Restaurante España: "La reina Sofía fue superamable y cercana"

La reina emérita Sofía no abandonó Lugo al finalizar el acto en el Banco de Alimentos, ya que fue a comer en el restaurante España. Su presencia causa un gran "revuelo" entre el resto de los comensales
ESPAÑA
photo_camera La reina emérita Sofía, con los hermanos Paco (izquierda) y Héctor López. RESTAURANTEESPANA

Poco podían imaginar los hermanos Héctor y Paco López cuando este lunes llegaron a trabajar a su restaurante de Lugo, el Restaurante España, que la reina Sofía iba a comer allí. Pero así fue, llegó sin haber hecho reserva previa, y quizás atraída por la información que figura en internet: "Se sirven platos vegetarianos". 

Doña Sofía es una vegetariana confesa desde 1964 cuando adoptó esta dieta al fallecer su padre, Pablo de Grecia, de un cáncer de estómago. Desde entonces, mucho antes de haberse convertido en una práctica muy extendida, la monarca emérita no consume carnes ni tampoco bebe alcohol.  

"Tomó un entrante, un segundo, y un postre", explica Héctor, el chef, quien no especifica cuáles fueron, pero sí agrega que "eran platos de la carta, no pidió nada especial".

Sí lo fue su llegada a uno de los comedores ante la sorpresa general del resto de comensales, que contemplaron estupefactos la entrada de doña Sofía en el restaurante con sus acompañantes, ninguno de ellos de Lugo.  

"Subió en el ascensor, cruzó uno de los comedores y llegó al otro, donde se levantó un murmullo cuando la vieron", recuerda Héctor todavía sorprendido de la visita real. 

"No pidieron el comedor privado, y eso que estaba libre", agrega este joven cocinero que forma parte del Grupo Nove. Se sentó en una mesa de 6 comensales, aunque venía acompañada de otras 10 personas que también comieron en el restaurante de la Rúa do Teatro.

Sobre las dos y media de la tarde, la monarca emérita, que se encontraba en la ciudad por la visita que realizó al Banco de Alimentos llegó con su séquito. "Tuvo un trato encantador", dice Héctor.

"Me sorprendió el trato superamable, cercano, me dio las gracias", señala sobre la Reina emérita, quien permaneció en el local durante unas dos horas. Desde las dos y media hasta las cuatro pasadas. Entonces abandonó el restaurante, que en toda su historia de 117 años ha atendido a muchas personas famosas, pero hasta el lunes a ninguna de la Familia Real.

"Vino hace años un primo del rey emérito Juan Carlos, pero no sé muy bien quién era", recuerda. No ocurrirá así con la visita de Doña Sofía que ha quedado grabada en su retina.