jueves. 02.12.2021 |
El tiempo
jueves. 02.12.2021
El tiempo

La recuperación funcional después de un ictus debe ser "precoz e intensiva"

Un momento de la jornada sobre daño cerebral organizada este jueves por Ribera Polusa. SEBAS SENANDE
Un momento de la jornada sobre daño cerebral organizada este jueves por Ribera Polusa. SEBAS SENANDE
El director médico del hospital Ribera Polusa, Carlos García Porrúa, aseguró este jueves en la charla sobre daño cerebral que conviene iniciarla tras la fase aguda y mantenerla durante tres meses

La recuperación funcional tras el ictus conviene iniciarse cuanto antes una vez pasada la fase aguda y realizarse de manera "intensiva" para conseguir los mejores resultados. El director médico del hospital privado Ribera Polusa, Carlos García Porrúa, recordó este jueves en la charla sobre daño cerebral adquirido que organizó el centro con motivo de la celebración de su décimo aniversario que, según diferentes estudios, los pacientes logran limitar más las secuelas si se aplican esas terapias intensivas en los tres meses posteriores al evento.

Apuntó que, si se empieza con rapidez, se evita la atrofia muscular asociada a alguna de las secuelas y también que se asiente la depresión que suele afectar a muchos pacientes tras un accidente cardiovascular.

Para el doctor Porrúa lo ideal sería que, una vez estabilizado el paciente y prescrito el tratamiento en el hospital de agudos, accediera a una unidad como la de Polusa. En ella se hace una evaluación inicial del paciente, analizando qué secuelas tiene y estableciendo unos objetivos para los siguientes 15 días. Aseguró que en esta clase de rehabilitación es fundamental fijar objetivos razonables y a corto plazo, solo cuando se consiguen esos conviene avanzar hacia los siguientes.

Por ejemplo, citó entre los más urgentes lograr un plan de alimentación para pacientes con problemas de deglución, nuevas herramientas de comunicación para los que tienen problemas de habla y conseguir ponerse en pie para los que vieron afectada su movilidad. Si pasadas dos semanas se logran, el personal de la unidad propone los siguientes. La consecución de los primeros actúa también como acicate para los pacientes.

En la unidad de Polusa, tal y como se recordó en la jornada, se cuenta con fisioterapeuta neurológica, logopeda, terapeuta ocupacional y neuropsicóloga. Además de trabajar con los pacientes también se trabaja con las familias, ya que el objetivo último es que los enfermos recuperen la mayor independencia posible y que se integren de nuevo en su entorno familiar.

Experiencia
Tratados más de treinta pacientes
Desde la puesta en marcha de este servicio en Polusa, han sido más de una treintena las personas que han recibido un tratamiento personalizado, las 24 horas del día, y continuar posteriormente mediante seguimiento ambulatorio.

La estancia suele prolongarse durante tres meses y en algunos casos se llega hasta los seis. Pasado ese tiempo, el objetivo es fijar lo conseguido.

Soporte familiar
La médico rehabilitadora Rocío Giadás recordó este jueves que la recuperación del paciente debe estar vinculada a un fuerte soporte familiar para que tanto el afectado como su entorno estén preparados para su regreso a la vida cotidiana. "No solo es fundamental el trabajo de rehabilitación, sino que este debe continuar en casa, con ayuda de la familia", dijo.

La recuperación funcional después de un ictus debe ser "precoz e...
Comentarios