Rebajan casi dos años la pena al conductor del accidente mortal de Infanta Elena en 2018

El Penal 1 le impuso cuatro años de cárcel, pero la Audiencia considera que es una condena "desproporcinada" y la fija en dos años y tres meses
El accidente mortal registrado en la Avenida Infanta Elena. SEBAS SENANDE/AEP
photo_camera El accidente mortal registrado en la Avenida Infanta Elena. SEBAS SENANDE/AEP

Un joven lucense recibió una de las condenas más duras impuestas en la provincia por un accidente de tráfico con un fallecido cuando el Penal 1 le impuso cuatro años de prisión como autor de un delito de homicidio por imprudencia grave. Sin embargo, la defensa recurrió el fallo y la Audiencia Provincial de Lugo le rebajó la condena a dos años y tres meses de cárcel.

El siniestro sucedió a las 19.50 horas del 4 de abril de 2018 en la Avenida Infanta Elena, cuando el acusado conducía su Seat Ibiza con cuatro pasajeros a bordo y, a la salida de un semáforo, aceleró para adelantar a otros conductores hasta ponerse a una velocidad muy elevada (entre 70 y 100 kilómetros). Así se internó en la rotonda que hay en el cruce hacia Garabolos y, dada la velocidad y la carga del coche, perdió el control. Usando ambos carriles de la rotonda, salió de frente, pero ya derrapando y dando bandazos, hasta que 30 metros después invadió el carril contrario e impacto de manera lateral con la parte frontal de un automóvil que veía en sentido contrario.

Todos los implicados resultaron con lesiones más o menos graves, pero fue el joven de 21 años que ocupaba la plaza posterior izquierda el que se llevó peor. Fue exactamente esa zona del vehículo la que absorbió la mayor parte de la colisión y su fallecimiento fue casi instantáneo.

El fallecido tenía a sus padres, tres hermanos, esposa y una hija pequeña. La jueza considera probado que el estado del coche y el peso que transportaba pudieron influir en el choque, pero que fue la imprudencia grave del conductor al ir a demasiada velocidad lo que desencadenó el accidente y la muerte de su acompañante.

 

Exceso de velocidad

Tanto los testigos presenciales del accidente como los policías locales que investigaron lo sucedido coincidieron en destacar el exceso de velocidad con el que conducía el imputado. El Penal 1 lo condenó a 4 años de cárcel, pero la Audiencia, que comparte los hechos considerados probados, entiende que la pena fue "desproporcionada", por lo que la rebaja a dos años y tres meses.

Comentarios