sábado. 18.09.2021 |
El tiempo
sábado. 18.09.2021
El tiempo

Rafael Sánchez renuncia a la dirección de Primaria del área sanitaria de Lugo

Rafael Sánchez. EP
Rafael Sánchez. EP
Todavía no está claro quién ocupará un puesto ahora especialmente complejo
Rafael Sánchez, director de Atención Primaria del área sanitaria de Lugo, renuncia al cargo por motivos personales y para volver a la actividad asistencial como médico de Familia. Su marcha, que se hará efectiva a finales de este mes aunque fue solicitada ya hace tiempo, deja vacío un puesto que tiene en estos momentos una difícil cobertura y todavía no está claro quién le sustituirá.

Sánchez asumió el cargo de director de Procesos sin Ingreso (la denominación de aquel momento) en 2017 –con la designación de Ramón Ares como gerente del área integrada de Lugo–, a donde llegó siendo médico del PAC de Guitiriz. Su incorporación al equipo de gerencia fue bien recibida por sus compañeros de los centros de salud y PACs, que lo consideran un hombre dedicado y sensible a los problemas de la Primaria.

Sánchez comunicó hace ya tiempo su intención de dimitir por razones personales y para regresar a la actividad asistencial

Sánchez se mostró desde el primer momento a favor de algunas cuestiones muy demandadas por los médicos de Familia, como una mayor autonomía, más posibilidades de hacer pruebas o de solicitarlas directamente, sin la intervención del especialista de hospitalaria, o una derivación más directa. Fue uno de los participantes en la puesta en marcha del proyecto Hermes, un sistema de vías rápidas que permite que más de cien patologías sean derivadas de forma urgente desde la consulta de Primaria hacia la hospitalaria y con esperas no superiores a las tres semanas.

Al mismo tiempo, Primaria tiene en Lugo una serie de problemas que arrastra desde bastante antes de su llegada a la dirección: pérdida de plazas, una plantilla muy envejecida con un alto porcentaje de profesionales próximos a la jubilación y sin manera de que haya reposición y con un reparto de tarjetas y de presión asistencial muy heterogénea. No solo es que no se sustituyan las ausencias (ya sean bajas, vacaciones o días libres puntuales) y que los compañeros de un centro tengan que asumir las agendas del que falta, es que tanto se puede encontrar una plaza con 400 tarjetas como otra con prácticamente 2.000. También puede encontrarse un cupo especialmente difícil, con muchos pacientes ancianos y crónicos, muy demandantes, como otro muy numeroso pero menos solicitante de asistencia.

La pandemia ha puesto a la Primaria en una situación muy delicada y, por ese motivo, el puesto que ocupa Sánchez es especialmente complicado de cubrir ahora. Los médicos de Primaria están, en estos momentos, muy molestos, convencidos de que, interesadamente, se da una imagen errónea de ellos y de su trabajo y de que se les culpa de no aumentar la presencialidad o de no reducir la lista de espera, que puede llegar a la semana en algunos casos. El alargamiento de jornadas y las agendas que doblan el número de pacientes recomendado es otra de sus quejas recurrentes.

Rafael Sánchez renuncia a la dirección de Primaria del área...
Comentarios