"A Lei do Solo prevé que se poidan subastar casas se nun ano non se arreglan"

Quince edificios acumulan 49 multas en Lugo por poner en riesgo la seguridad pública

Dos inmuebles de la Ronda da Muralla y Xulia Minguillón suman hasta siete sanciones y la semana próxima recibirán otra de 6.000 euros. En algunos casos son los vecinos los que exigen al Concello que actúe para evitar accidentes

El deterioro del parque inmobiliario lucense es otro efecto más de los años de crisis, en los que a pesar de las ayudas a la rehabilitación de las que disponen los propietarios de edificios, el Concello sigue encontrándose con casos en los que las reiteradas multas apenas logran que se acometen los trabajos ordenados por los técnicos municipales para que se garantice la seguridad de viandantes.

De hecho, los servicios de urbanismo del Ayuntamiento tienen localizados hasta 15 inmuebles donde se han tenido que imponer un total de 49 multas, a pesar de lo cual la mayoría de los propietarios no han iniciado las reparaciones. 

Los dos casos más graves, que acumulan cada uno hasta siete sanciones, se encuentran en dos vías que además tienen mucho tránsito de peatones y vehículos. Uno de estos edificios peligrosos es el número 48 de la Ronda da Muralla, junto al cruce con la Rúa Pastor Díaz, donde en los últimos años se han reiterado las sanciones desde el Concello para obligar a la reparación de la fachada y la cubierta, pese a lo cual solo se ha instalado una red para tratar de evitar que caigan cascotes a la acera y que el paso del tiempo también deterioro. 

El concejal de desarrollo sostenible, Daniel Piñeiro, confirmó que los técnicos municipales están elaborando un informe sobre las obras que se pueden realizar desde el Concello para darle una solución temporal a este edificio, cuya fachada corre el riesgo de desplomarse. "Este é un dos casos nos que vemos que as multas non están a servir para que se fagan os arranxos e iso obríganos a estudar outras vías para garantir a seguridade", explica el edil.

Al lado de este inmueble se encuentra otro cuya rehabilitación quedó desde 2008 a medias, tras la quiebra de la empresa promotora. La licencia de obra caducó el pasado año y el Concello llegó a plantearse el remate del edificio subsidiariamente, aunque en este caso el problema es más una cuestión de ornato urbano que de seguridad para los transeúntes.

Tampoco han servido para lograr que se ejecutasen las obras ordenadas por el Concello las multas de hasta 6.000 euros impuestas a los dueños del inmueble número 42 de la Rúa Xulia Minguillón, que tiene también fachada con Camiño Real y cuyo mal estado incluso obligó a desalojar el local comercial de la planta baja. Este edificio, junto con el de la Ronda da Muralla, 48, tiene un récord de sanciones urbanísticas que la próxima semana se verá incrementado, ya que la junta de gobierno local prevé imponer una octava sanción a los dueños, por importe de 6.000 euros.

Otro inmueble cuyos propietarios también recibieron varias sanciones por no atender los requerimientos de arreglo de desperfectos en la fachada es el número 66 de la calle Serra de Meira, Acumula ya cuatro multas, al igual que otra casa cercana, ubicada en Rúa Fonmiñá, 1, una zona donde existen varios inmuebles deshabitados y cuyo deterioro ha obligado al Concello a emitir órdenes de ejecución. 

BARRIO FEIJÓO. También se da esta misma situación en el barrio Feijóo, donde hay casas en ruina que amenazan a los viandantes, como el número 3 de la Rúa San Lourenzo, cuyos propietarios han recibido dos multas por no haber ejecutado una orden de demolición, o el 168 de la Avenida da Coruña, que hace esquina con San Lourenzo y suma tres sanciones.

También se impusieron reiteradas multas a los dueños del edificio número 50 de la Avenida Adolfo Suárez (antes Carlos Azcárraga) y al 10 de la Rúa Chantada, aunque es en el recinto amurallado donde hay más casos de inmuebles cuyos propietarios incumplen las órdenes de ejecución. Así, han recibido más de una multa el número 8 de la Rúa da Raíña, el 3 de la Rúa Armanyá, el 22 de Rúa Catedral, el 2 de Bo Xesús o el 22 de la Rúa da Cruz. Sin embargo, en estos dos últimos casos las sanciones ya han surtido efecto y los propietarios han iniciado el proceso de rehabilitación, al igual que ocurrió con el edificio número 23 de la Rúa Castelao, cuya estructura fue asegurada por los dueños después de haber recibido hasta seis sanciones del Concello, dos de ellas por no ejecutar las medidas de seguridad ordenadas.

Otras veces las peticiones de arreglo de las casas las reclaman los vecinos, como ocurre con el número 150 de la Ronda da Muralla, frente a la Porta Miñá. En este caso, los afectados recordaban hace meses en un escrito dirigido al Concello que hay riesgo de desprendimientos de la cubierta y la fachada sobre una acera por la que a diario pasan niños del colegio San José, por lo que exigen que se reparen los daños para evitar una desgracia.

Comentarios