Martes. 16.10.2018 |
El tiempo
Martes. 16.10.2018
El tiempo

Quejas vecinales por el retrete en que se convirtió la Praciña da Universidade

Excrementos en la Praciña da Universidade, este viernes a mediodía. XESÚS PONTE
Excrementos en la Praciña da Universidade, este viernes a mediodía. XESÚS PONTE

Justo al lado de la catedral, en el epicentro del turismo lucense, la escondida plaza aparece muchas mañanas llena de excrementos, meadas y vómitos, que nadie limpia durante el día

El valor patrimonial lucense ya va más allá de la catedral y la muralla romana, o así lo hacen ver los turistas que visitan la ciudad cada verano. La Plaza de Pío XII se ha convertido en uno de los lugares más transitados de la ciudad, siendo para muchos la puerta hacia el Lugo histórico. Así lo demuestra la declaración por parte de la Unesco que otorgaba dos títulos de Patrimonio de la Humanidad a la ciudad -la Catedral y el Camino Primitivo- añadiendo a esta plaza un valor especial como zona cero del patrimonio de la ciudad.

Aunque esta denominación habría desaparecido por modificaciones en la ruta del Camino Primitivo, este lugar sigue siendo un punto clave para la ciudad. Sin embargo, no parece significar tanto para las autoridades, que desatienden su mal estado.

La zona más perjudicada es la conocida como Praciña da Universidade, un rincón inhóspito situado en pleno casco histórico. Así lo confirman sus vecinos, quienes sufren sus desperfectos día tras día, en especial "jueves, viernes, sábados y domingos", cuando florece la vida nocturna. "Mean, vomitan, hasta defecan allí", denuncia un vecino de la plaza, quejándose de los "malos olores que hay al entrar a las casas y los garajes" y de "los cristales que se encuentran por todas partes cada mañana". Todos los afectados aseguran que la noche comienza en un local que "no puede cumplir ninguna normativa, ni por seguridad, ni por sonido, ni por accesibilidad, ni por nada" y piden que se tomen las medidas pertinentes.

QUEJAS. Los vecinos y comerciantes de la zona aseguran que las quejas presentadas al Concello "no obtuvieron respuesta, de hecho, no sabían ni dónde estaba el documento". Por su parte, los servicios de limpieza y la policía tampoco parecen tomar armas en el asunto, pues "a veces se lo toman en serio y vienen a limpiar con la pistola a presión por ser una zona del casco histórico, muchas veces pasan de largo. La Policía dice no tener facultades para sancionar estos casos y pasan poco por aquí".

La ciudadanía alerta del mal estado de la zona y asegura que el haber dejado en el olvido la praciña y sus alrededores acabará por pasar factura, cuando las "borracheras, navajazos y peleas" hagan que los vecinos abandonen la zona y el núcleo interior de la muralla lucense quede desierto.

Quejas vecinales por el retrete en que se convirtió la Praciña da...
Comentarios