Lourdes Santos, cantante de ópera

"En el escenario, hay que ser siempre una diva para que no te pisen""

Lourdes Santos inicia su primer curso en su propia escuela de canto en Lugo
Generated by  IJG JPEG Library
AppleMark
photo_camera Lourdes Santos. SEBAS SENANDE

Se subió al escenario con los grandes del género lírico de nuestro país y, además, comparte amistad con Ainhoa Arteta. Ahora, Lourdes Santos —cantante de ópera y exprofesora del Conservatorio de Música de Lugo— inicia su primer curso estos días al frente de su propia escuela de canto.

¿Los cantantes de ópera son tan envarados como parecen?
Sí y no. Soy amiga de Ainhoa Arteta y ella, en el escenario, es una diva, y fuera, es una persona muy sencilla.

¿Pero ve bien que sean tan divos?
Sí porque en el escenario estás representando un papel y hay que ser una diva, tanto si eres cantante de ópera o no. Puedes ser Lady Gaga y ser diva igual. Hay que ser una diva para que no te pisen. Fuera, ya es otra cosa, hay que ser una persona.

Una idea para que el género lírico llegue más a la gente.
Como dijo Kraus, no hay que popularizar la ópera sino que hay que culturizar al pueblo. Si cantas bien, siempre llegas al público aunque no entienda de música.

Trabajó con Alfredo Kraus, pero también con Montserrat Caballé, Plácido Domingo y Josep Carreras. ¿Qué aprendió de cada uno?
No hice grandes papeles, pero sí muchos coro y aprendí de cada uno de ellos. Por ejemplo, Kraus decía que, a partir de las diez de la noche, no se podía ni hablar ni cantar. De Montserrat Caballé, aprendí poco aunque sus pianos  eran espectaculares. De Ainhoa, vi que hay que tener elegancia en el escenario y que, fuera, hay que ser madre, esposa, hija, hermana, amiga... persona. De Plácido Domingo, me quedé con su grandísima técnica vocal. Era muy detallista. Llevaba bombones a los miembros del coro y nos regalaba flores a las chicas. Y de Josep Carreras, destacaría su humildad y también su sencillez.

Formó parte de los coros de Radio Televisión Española y del Teatro de la Zarzuela, Real, Calderón y  Apolo, en Madrid. ¿Es más fácil camuflarse en medio de otras voces que salir sola al escenario?
No hay que camuflarse, hay que empastar la voz al cantar con tus compañeros. Tratar de que no sobresalga, ni para bien ni para mal. Para cantar en un coro, hay que ser muy buena. Es difícil.

También puso la voz a canciones de algunos anuncios. ¿Qué tal le fue esa experiencia?
Fantástica: era poco tiempo y pagaban bien. Eso fue hace 30 años. Puse la voz a la música de anuncios como los del chocolate Trapa, la espuma para el pelo Studio Line o la colonia Nenuco. 

Cambió todo ese mundo por una escuela de canto en Lugo. ¿Qué se cruzó en el camino?
No cambié, sigo cantando en eventos y yendo a audiciones. Conocí a mi marido, que es de Lugo, y dejé Madrid. Ahora llevo veinte años aquí y parí dos galleguitos. 

Asegura, en la web de la escuela, que el canto puede evitar el deterioro cognitivo en mayores. ¿Lo comprobó con algún alumno?
No soy terapeuta pero lo comprobé con mi madre, que tiene alzhéimer. La música funciona porque los hace felices y les ayuda a recordar momentos buenos de su vida.

Las comparaciones son odiosas pero ¿su escuela podría ser considerada como una Operación Triunfo a pequeña escala?
No. Lo que nos venden en la tele es que en tres meses aprendes a cantar y eso no es así.