jueves. 21.01.2021 |
El tiempo
jueves. 21.01.2021
El tiempo

"Me pusieron dos tornillos, pagué 500 euros y ya no tengo dinero ni dientes"

Instalaciones en las que se ubicaba la franquicia de la clínica dental Dentix en Lugo, sitas en la Rúa San Marcos. SABELA FREIRE
Instalaciones en las que se ubicaba la franquicia de la clínica dental Dentix en Lugo, sitas en la Rúa San Marcos. SABELA FREIRE
Una afectada por la quiebra de Dentix, que ya cerró sus puertas en la ciudad, dice que la empresa dejó a los clientes "totalmente tirados" y busca a otras víctimas para crear una plataforma en Lugo

"Pagué 500 euros por adelantado, me colocaron dos tornillos y ya no volví a saber nada más de la clínica". Indignada y desesperada, la lucense María Elena Capón lamenta el día en el que decidió contratar los servicios de Dentix, ya que la firma quebró y la franquicia de Lugo cerró sus puertas en la Rúa San Marcos sin dar explicaciones a sus clientes.

Esta afectada explica que tenía que arreglar su dentadura y le solicitaron un pago inicial de 500 euros en efectivo, que pagó por adelantado. "Me dijeron que ese porcentaje no lo podía financiar, pero el resto sí, por lo que me tramitaron un préstamo de más de 2.000 euros con una financiera, que empezaría a pagar supuestamente al iniciar el tratamiento. Solo acudí una vez al dentista y me colocó dos tornillos provisionales, por lo que todavía no me habían empezado a cobrar las cuotas del préstamo, pero ahora no sé lo que va a pasar con eso", comenta.

María Elena Capón asegura que la franquicia cerró sus puertas en Lugo sin previo aviso y sin que ningún responsable de la compañía —que cerró sus clínicas en todo el país, tras acumular una deuda próxima a los 240 millones de euros— se pusiera en contacto con los clientes. "Nos dejaron totalmente tirados; sin explicarnos lo que estaba ocurriendo o las opciones que teníamos. Cerraron de repente y se quedaron con nuestro dinero", señala.

Tras conocerse que Dentix había solicitado un concurso de acreedores en los juzgados de lo mercantil de Madrid, a principios del pasado octubre, el director de la clínica lucense aseguró que en Lugo había "pocos afectados", ya que se trataba de "una clínica pequeña", que llevaba "poco tiempo abierta" y que "no tenía muchos pacientes". El establecimiento de la capital lucense —que tenía diez empleados— siguió funcionando entonces con total normalidad a pesar del anuncio de la quiebra, pero hace unos días cerró definitivamente sus puertas.

María Elena Capón busca ahora a otras víctimas de la compañía para crear una asociación de afectados en Lugo. "Me gustaría contactar con otras personas que estén en la misma situación que yo para estudiar la posibilidad de hacer alguna reclamación conjunta. Es indignante que nos dejen sin el tratamiento y sin el dinero", dice. La asociación de consumidores Facua ya recibió "multitud de peticiones de asesoramiento" y creó una plataforma de afectados a nivel nacional.

PERSONAL. El personal de Dentix en Lugo también está abatido por la situación y deja constancia de ello en un mensaje que dejaron para los pacientes en el escaparate del negocio. "Los empleados de la clínica en Lugo hemos peleado por evitar esta situación a todos nuestros pacientes y a nuestras familias", reseñan en el escrito.

Añaden que "No tenemos palabras de consuelo ni soluciones rápidas para todos los pacientes afectados. Solo queremos comunicaros que está plantilla está de vuestro lado y que esperamos poder volver abrir lo más pronto posible y así continuar con nuestro día a día como hasta ahora".

El caso de la compañía odontológica sigue a otros fracasos vividos por empresas del mismo tipo, pero en el mensaje dejado por el personal en el escaparate de la tienda se muestra la esperanza de que el negocio aún vuelva a funcionar. "Cerramos temporalmente porque no nos queda otra opción", señalan.

Añaden un mensaje de comprensión hacia la situación de los pacientes. "Somos conscientes de cada uno de los casos que quedan pendientes y de todo el esfuerzo que asumís por afrontar vuestros pagos para poder recibir un buen servicio por nuestra parte".

"Hemos querido ser profesionales desde el primer día y confiamos en seguir siéndolo dentro de muy poco tiempo", agregan en el comunicado, en el que desean ánimo y fuerza y dicen que esperan volver.

"Me pusieron dos tornillos, pagué 500 euros y ya no tengo dinero ni...
Comentarios