Miércoles. 19.09.2018 |
El tiempo
Miércoles. 19.09.2018
El tiempo

Puntos negros con los días contados

Variante de A Pobra. EP
Variante de A Pobra. EP

El Concello señaliza doce pasos a nivel sin barrera en el municipio que Adif contempla eliminar con un coste de 826.000 euros

Los pasos a nivel sin barrera que aún existen en el municipio de Lugo tienen los días contados, ya que Adif acaba de licitar la redacción de los proyectos para suprimir 36 en la línea Ourense-Monforte-Lugo, de los que 14 están en la capital lucense.

Doce de ellos están atravesados por pistas municipales y dos por caminos particulares y su eliminación se presupuestó en unos 860.000 euros. El coste de suprimir los 36 pasos de la línea Lugo-Ourense supera los 2,3 millones.

Javier Taboada, del sindicato CGT, considera que los pasos a nivel son "un perigo" y recuerda que el Ministerio de Fomento se había comprometido en 2001 a eliminar la totalidad de los pasos de la red ferroviaria española. "O problema é que se gastan os cartos en Aves e logo non hai cartos para o día a día", explica este sindicalista, que se lamenta de que la variante ferroviaria de A Pobra de San Xiao, el único proyecto para suprimir una quincena de pasos de una tacada, esté pendiente de abrirse. "Vendeuse como se fose o primeiro tramo de Ave en Lugo, pero a realidade é que esta variante planificouse para evitar esos perigosos pasos a nivel", apunta.

Taboada recuerda que los incidentes provocados por esos pasos sin barrera son habituales y explica que los trenes, sobre todo los mercancías, necesitan muchos metros de frenada para, por ejemplo, evitar una colisión con un vehículo parado en medio de la vía. De hecho, advierte de que incluso los señalizados con barrera registran accidentes mortales y recuerda el que se produjo a finales del mes pasado en Monforte, donde murió arrollada una mujer en el paso a nivel de A Florida.

VECINOS. El riesgo que entraña cruzar cada día uno de estos puntos negros lo conocen bien los residentes en villas o parroquias atravesadas por el tren. Mercedes Permuy, hasta hace poco directiva de la asociación vecinal de Santa María de Bóveda, recuerda que desde pequeña interiorizó que la vía era una zona peligrosa y aún hoy en día, cada vez que cruza con el coche por el paso sin barrera que hay a escasos 500 metros de su casa, se asegura de mirar bien que no se acerque el tren aunque no estén encendidas las señales luminosas, pues afirma que no siempre funcionan.

Por ello, Mercedes considera necesario que se acometa la eliminación de todos los pasos, porque recuerda que muchos de quienes los cruzan son personas mayores, con menos reflejos, o vehículos agrícolas.

Mientras Adif no adjudica y acomete las obras en la vía lucense, el Concello de Lugo prevé la instalación en pistas de titularidad municipal de 120 señales para informar de la existencia de pasos a nivel, unas obras en las que se invertirán 4.356 euros. Los pasos que se señalizarán están en Coeo (dos), Recimil (dos), Santa María de Bóveda (cinco) y en el entorno del casco urbano (dos).

En cuatro de estos pasos, Adif instaló señales acústicas y luminosas, aunque en tres de ellos todavía no es están operativas.

Puntos negros con los días contados
Comentarios