Un proyecto del Hula busca aplicar inteligencia artificial a trastornos del habla

Coordinado por Frank Betances, acaba de ser galardonado en los Premios Ennova Health 2023
Frank Betances, en una imagen de archivo con la garganta artificial. VICTORIA RODRÍGUEZ
photo_camera Frank Betances, en una imagen de archivo. VICTORIA RODRÍGUEZ

La aplicación de la inteligencia artificial para acelerar procesos de rehabilitación que ayudan a corregir trastornos del lenguaje es objeto de investigación en el proyecto REDILE, desarrollado por personal del Hospital Universitario Lucus Augusti (Hula), con la finalidad de reducir las listas de espera en las consultas de otorrinolaringología infantil.

El proyecto REDILE acaba de ser galardonado en los Premios Ennova Health 2023, que convocan dos publicaciones del ámbito de la sanidad: Diario Médico y Correo Farmacéutico.

"El lenguaje es la base de nuestra sociedad, el periodo ventana de desarrollo de las competencias lingüísticas se limita a los primeros años de vida, por lo que es esencial realizar el diagnóstico y rehabilitación lo mas rápido posible", apuntan los investigadores del grupo.

REDILE busca reducir las listas de espera en las consultas de otorrinolaringología infantil y acelerar el proceso de rehabilitación mediante la incorporación de inteligencia artificial, aclara Frank Betances, otorrinolaringólogo del Hula —especialista en sordera y lenguaje infantil— y coordinador del proyecto.

Entre otros avances, se utiliza la inteligencia artificial "para digitalizar todas las herramientas de seguimiento de la consulta y conseguir transformar el hogar en un centro de rehabilitación continuo, gracias al asesoramiento virtual de los padres, para que la familia se convierta en el centro de todo el proceso de rehabilitación", señala Betances.

El objetivo principal del proyecto es convertir a los padres en la pieza principal del proceso de rehabilitación de sus hijos, "devolviéndole a la familia su importante rol en la adquisición del lenguaje y, por ende, en elemento iniciador de la socialización".

Al mismo tiempo, se favorece el uso racional de los recursos de las unidades de atención temprana, con el fin de ayudar a los logopedas a conseguir "una verdadera valoración objetiva de la evolución de los pacientes —gracias al registro digital— y a lograr que "todas las intervenciones sean individualizadas y adaptadas a la situación específica y recursos familiares de cada paciente".

"No es suficiente con colocar un audífono o implantar al niño y esperar a que la capacidad auditiva se desarrolle espontáneamente", explica. Abordar cada caso de forma individualizada "promueve, acelera e incrementa los beneficios que el niño puede recibir con el audífono o el implante. Además los padres desempeñan un rol esencial en la estimulación temprana, al interactuar de forma continua con ellos".

"Nuestro proyecto busca aprovechar al máximo el periodo crítico de desarrollo del lenguaje mediante la rehabilitación digital teledirigida y controlada por inteligencia artificial", señala el investigador Frank Betances.

"Además de mejorar los resultados y la experiencia de los niños, acercaría los servicios de rehabilitación a las zonas más alejadas de los centros de rehabilitación y haría, en última instancia, más eficiente al sistema de salud", concluye.

Comentarios