Proponen duplicar las frecuencias actuales de tren en Lugo para acabar con su aislamiento

Comisiones Obreras, a través de la Alianza Ibérica por el Ferrocarril, da un giro a la visión ferroviaria de España, que lleva años primando la conexión de grandes ciudades a través del Ave, para reclamar más trenes y menos obras. O lo que es lo mismo, aprovechar la red actual, "infrautilizada", para duplicar frecuencias y ofrecer un auténtico servicio de cercanías.  

Tras años de inversiones millonarias en alta velocidad para "conectar Madrid", ahora toca vertebrar el resto del territorio español entre sí a través del tren, algo que se puede lograr sin los gastos brutales y los plazos eternos que exigen las obras ferroviarias. Al menos es lo que defiende la Alianza Ibérica por el Ferrocarril (AIF), que apuesta por cambiar la visión actual y gastar más en trenes y menos en vías. Según sus cálculos, solo duplicando las actuales frecuencias, la provincia de Lugo disfrutaría de los beneficios de una red de cercanías que supla, al menos en parte, las carencias de conectividad que padece.

La propuesta la lanzó este miércoles a nivel gallego Comisiones Obreras (CC OO), integrado en esa alianza, con el objetivo de generar un debate que active a la ciudadanía para que presione a las administraciones –especialmente al Gobierno central por tener las competencias– para que ponga fin a décadas de discriminación de la red ferroviaria local y convencional, que en territorios periféricos y aislados como Galicia es vital. "España ha dado la espalda al ferrocarril de proximidad", alertó Pau Noy, portavoz de la Alianza Ibérica por el Ferrocarril.

Una idea en la que ahonda Antonio Conde, del sector ferroviario de CCOO: "Asturias, con 1,1 millones de habitantes, cuenta hoy con 116 trenes de cercanías, mientras que Galicia, con 2,7 millones, tan solo tiene 37 trenes". Un dato demoledor que apuntala su teoría la infraestructura ferroviaria existente es suficiente, pero está "infrautilizada". 

La idea ya se presentó a ministerio, Xunta y Renfe y ahora se llevará por toda España, con los datos de cada comunidad. 

LA SOLUCIÓN LUCENSE

CC OO divide la red gallega en ocho corredores y desgrana uno a uno las necesidades de trenes que tienen para revitalizar el servicio, y todo ello sin necesidad de mover ni un saco de cemento. Cero obras. 

En lo que respecta a Lugo, le afectan tres corredores. El principal es el de A Coruña-Lugo-Monforte. Para el tramo entre la ciudad herculina y la capital lucense, uno de los más abandonados de España y aún sin electricidad, proponen duplicar las dos frecuencias actuales en cada sentido hasta cuatro, garantizando además que una de ellas llegue a A Coruña antes de las 09.00 horas. Entre Lugo y Monforte piden pasar de los cinco trenes diarios a siete, con prolongación y coordinación de horarios para el Ave en Ourense.

Otro corredor interesante para la provincia es el de Vigo-Ourense-Monforte-Ponferrada. Para él, sugieren subir de 6 frecuencias diarias en cada sentido a 8 las de la capital de As Burgas a Monforte, y duplicar las de la capital del Cabe a Ponferrada, pasando de 2 a 4. 

Por último, se dedica un corredor especial al ancho métrico, el Feve de A Mariña. La idea de reforzar trenes en el área ferrolana para que opere como un cercanías urbano se exporta al norte de Lugo, donde las 4 frecuencias diarias de Viveiro a Ribadeo se convertirían en 8, con paradas en los pueblos y en los apeaderos rurales. 

La misma filosofía se aplicaría al resto de corredores: más trenes y mejor coordinación horaria para facilitar los enlaces, primando la intermodalidad porque "el tren no llega a todos los sitios". 

Y tampoco olvidan otro aspecto: la eurorregión, una continuidad geográfica, económica y social de 6,4 millones de habitantes de Galicia y el Norte de Portugal a la que el tren debe atender con un servicio de Vigo a Tui y Valença dotado de seis frecuencias diarias y por lo menos tres frecuencias entre Vigo y Oporto, por la presencia de trabajadores transfronterizos. 

TREN CIRCULAR

La propuesta de CC.OO. lleva aparejada otra: un novedoso tren que, a modo de línea circular, conecte las ciudades gallegas, con tres frecuencias diarias en cada sentido. "Vertebraría la comunidad" y evitaría los trasbordos a los pasajeros, afirman. 

Además de permitir a un lucense ir a Santiago o Vigo en tren de forma directa –aunque con las líneas actuales llevaría mucho tiempo–, ayudaría a muchos pueblos intermedios –hay más de 60 paradas en esa red circular– a disponer de tres enlaces diarios con sus ciudades de referencia, evitando el coche particular y abaratando precios. "Porque cuando hay oferta de tren, la gente va". 


Xosé Carlos Fernández: "Poñer máis trens é o máis rápido e barato, pero sen liñas axeitadas non prosperará"

É enxeñeiro de obras públicas, estudoso do pasado e do presente do ferrocarril en Galicia e autor de propostas para melloralo. A continuación opina da que Comisións Obreiras acaba de poñer sobre a mesa. Ve interesante e ilusionante que se fagan propostas, pero dubida da efectividade desta.

A proposta de Comisións Obreiras para mellorar o tren en Galicia supón un cambio de paradigma. Di que sería máis efectivo investir máis en trens que nas liñas. Opina vostede o mesmo?

É máis barato e máis rápido, habería que comprar ou alugar trens, pero sen melloras nas infraestruturas que permitan circular máis rápido non creo que vaia ser útil. Porque a xente non vai en tren de Lugo a A Coruña porque non haxa frecuencias ou horarios axeitados, aínda que iso loxicamente tamén inflúe, senón porque leva case dúas horas e en coche leva 50 minutos. É unha liña obsoleta, que non está preparada para trens rápidos. O mesmo pasa entre Lugo e Ourense. A proposta de tren circular da que se está a falar recolle paradas en 61 pobos (14 entre Lugo e A Coruña), a 3 minutos por parada supón poñerlle 3 horas máis á viaxe. Iso non non ten a menor posibilidade de prosperar. Estaría parando en lugares nos que se subiría un, dous ou catro viaxeiros ao día.

Suxire que as paradas son un problema,  pero o transporte público semella determinante para fixar poboación no territorio. 

Non nos enganemos. Durante décadas, os gobernos do Estado, coa complicidade das autonomías e ata das deputacións, empurraron a xente cara ao coche privado. Abandonaron as liñas. O que se está facendo agora entre Lugo e Ourense (onde se van investir 350 millóns, non os 545 que din) nin sequera é velocidade alta, senón que se está poñendo ao día a liña, electrificándoa onde aínda non estaba, dándolle seguridade, porque o túnel de Oural non cumpría, as trincheiras caían, sinalizándoa... Electrificar non é darlle máis velocidade, xa que non se toca o trazado (de 1875), mantéñense as curvas e non se fan as grandes variantes.

Hai quen está a dicir que a viaxe Lugo-Ourense se fará en 40 minutos. En canto cre vostede que se reducirá o tempo de percorrido?

Quedará nunha hora e vintecinco minutos, máis ou menos como agora. Son 117 quilómetros e non se reduce ningún. Polo que puiden ver, a velocidade media será de 85 quilómetros por hora.

Por que di que o investimento non será de 645 millóns?

Porque iso é co 20% de Ive, que logo o Estado recadará, e porque nas licitacións hai unha baixa media do 15%.

Aínda que dubida da súa efectividade, cre que poñer máis trens é a solución máis rápida e barata, pero a miúdo dise que non hai trens, sería fácil dispoñer deles?

Os trens que se necesitarían non son como os da alta velocidade, poderíanse comprar  ou alguar en Portugal, en Francia... Teñen un ancho diferente, pero adpátanse no taller nun mes. Ademais, Renfe mercou trens novos, polo que lle van quedar sobrantes. E están poñendo trens para facer servizos turísticos as fins de semana. É unha cuestión de vontade.

Que é o que vostede proporía para dotar a Lugo dun servizo de tren realmente competitivo?

Hai que completar a transformación da vía ata Ourense, coas variantes, facer a mesma transformación desde Lugo a A Coruña, para min quizais o máis urxente, e tamén a da liña Monforte-Pornferrada, que é de 1885 e tampouco se tocou. E sería moi útil unha conexión con Santiago, porque iría por Lavacolla, e é perentorio o enlace coa Mariña.