martes. 26.05.2020 |
El tiempo
martes. 26.05.2020
El tiempo

Los profesores tranquilizan: las tareas no son obligatorias ni puntúan

Dos alumnos trabajan a través de su plataforma virtual. EFE
Dos alumnos trabajan a través de su plataforma virtual. EFE
Las opciones que se barajan se centran en adaptar los currículos para recuperarlos entre este curso y el que viene

Dentro de cada hogar con con hijos en edad escolar se vive el confinamiento de una manera diferente, en función del centro escolar y los profesores que les hayan tocado. Las redes sociales y los grupos de Whatsaap de padres son un no parar: unos protestan porque no dan abasto con las tareas, otros porque no les llegan. Hay profesores que parece que hubieran sido víctimas del coronavirus desde el minuto uno de la pandemia, porque no han dado noticias de vida, y otros cuya motivación está tan disparada que están hablando hasta de exámenes.

En medio de esta confusión, la Confederación de Anpas Galegas envió ayer un extenso escrito a la Consellería de Educación exigiendo unas referencias claras y respuestas para muchas preguntas que están el aire. El Progreso habló José Manuel Valcarce López, director del Ies Xograr Afonso Gómez de Sarria y presidente de la Asociación de Cargos Directivos de Lugo y Provincia de Centros Educativos Públicos, para tratar de aclarar algunos de los puntos que más preocupan a la comunidad educativa, tanto a padres como a profesores y alumnos.

1. Las tareas: recomendables y no evaluables

José Manuel Valcarce quiere dejar claro que las instrucciones al respecto son muy precisas: «Las tareas que se están mandando son aconsejables, se trata de que los alumnos puedan tener unas horas la cabeza ocupada y que mantengan el hábito del trabajo. Pero cada uno a su ritmo. Son trabajos voluntarios, no obligatorios. Además, los que se están enviando ahora no se van a evaluar. Y, por supuesto, son solo de refuerzo, sobre materia ya vista; si algún profesor está dando materia nueva será por despiste, pero no se puede avanzar en contenidos».

En este sentido, aconseja que ni alumnos ni desde luego padres se agobien. "Que cada uno vaya haciendo según sus posibilidades. Habrá alumnos para los que las tareas que se mandan sean pocas y otros para los que sean excesivas, como ya pasaba cuando las clases eran presenciales. Que cada uno haga según necesite".

Este es un aspecto que también destaca Isabel Calvete, representante en Lugo de la Federación de Anpas de Galicia. Explica que al principio sí que la mayor parte de las preocupaciones que se recogían tenían que ver con las tareas, pero que con el paso de los días se han dado cuentan de que los problemas graves son otros. "Se trata de mantener los hábitos de estudio y es verdad que la Consellería debería dar instrucciones precisas a los profesores, pero hay muchos frentes abiertos. Y el menos importante en estos momentos es que se alcancen los objetivos marcados a principios de curso".

2. Las notas: "informativas" y con lo ya hecho en clase

Las autoridades educativas sí que han tomado la decisión de que se evalúe lo hecho hasta ahora y se entreguen las notas del segundo trimestre. Estas se pondrán en conocimiento de los alumnos a través de las plataformas digitales el próximo viernes. "No es positivo pensar que este curso ya se ha acabado", indica Valcarce, «porque lo que se ha hecho es mucho. Se ha dado prácticamente el 70% del temario".

No obstante, también quiere relativizar las calificaciones que se entregarán este viernes: "Estas notas no son definitivas, son meramente informativas, de evolución dentro de una evaluación continua. Se elaborarán valorando solo lo que se haya podido hacer en clase antes del día 13 marzo y la idea es que sean calificaciones muy adaptadas a las circunstancias".

3. La brecha digital: un problema irresoluble

Todas las decisiones de las autoridades educativas, así como los cambios de rumbo de los profesores e incluso los cambios de prioridades de los padres representados por las Anpas han estado y van a estar marcados por un problema que la realidad del confinamiento ha sacado a flote: la brecha digital hace poco menos que imposiblepretender avanzar en la materia o pensar en calificaciones, ya que no todos los alumnos están en igualdad.

Se trata, además, de un problema con doble vertiente: territorial y social. Muchos alumnos del ámbito rural no disponen de la posibilidad técnica, ya que en sus lugares de residencia la cobertura es deficiente, cuando no inexistente. Pero es que otros muchos alumnos, residan donde residan, no disponen en sus casas ni de los medios económicos ni del apoyo familiar necesarios para afrontar una situación como la que se está viviendo.

Las situaciones que describen tanto José Manuel Valcarce, por parte de los profesores, como Isabel Calvete, por parte de los padres, son terribles. Muchos profesores están manteniendo el contacto con alumnos directamente desde sus teléfonos personales para interesarse por ellos, hay niños con necesidades especiales que no están recibiendo atención, familias con enfermos en casa o con sus padres en paro... "Nos preocupa la atención psicosocial a los niños. No tiene ni pies ni cabeza que pretendan evaluar. Ya completarán contenidos el año que viene", considera Calvete.

4. Y después, ¿qué?

Después, todavía no se sabe, porque aún no se ha tomado la decisión. La que sea, explica Valcarce, será consensuada para todo el país, pero en su opinión todos los escenarios que se están contemplando pasan por, en función del tiempo del que se disponga, "adaptar los currículos y establecer procesos de recuperación y enlace de temarios para el curso siguiente. Tampoco hay que alarmarse por perder tres meses en la vida escolar de un alumno, que son quince años".

5. Abau: la clave está en el examen

Otro caso muy diferente son los alumnos que este año tienen que afrontar las pruebas de la Abau para acceso a la universidad. Los exámenes serán el 7, 8 y 9 de julio, y en estos casos sí que se está avanzando en la materia que faltaba por dar. De todas formas, tampoco era mucha, porque el 90% ya se había visto en clase.

Aun así, explica, Valcarce, clave será el examen: "Se incrementará la optabilidad. Las preguntas serán de tal manera que los alumnos prácticamente podrán elegir la materia de la que examinarse".

Los profesores tranquilizan: las tareas no son obligatorias ni...
Comentarios