"El problema de los amaños en el fútbol están en Segunda B y Tercera"

Josemma es pronosticador premium y apostador profesional desde hace 10 años

Josemma, pronosticador premium. EP
photo_camera Josemma, pronosticador premium. EP

Es coruñés, de 38 años y desde hace diez profesional de las apuestas y pronosticador premium. Su especialidad, los partidos de Primera y Segunda A del fútbol español. Desde su web Josemmabet.com acumula una rentabilidad histórica verificada del 7%, lo que significa que si durante una temporada alguien apuesta por 100.000 euros siguiendo sus consejos, habrá ganado 107.000.

Unas cantidades que, sin embargo, en este mundo de los profesionales son mucho mayores: para él no es extraño apostar más de 500.000 euros por temporada. "Eso no significa que haya invertido esa cantidad, sino que la suma de todas las apuestas la supera. Depende de las jornadas, unas veces apuesto 2.000 euros y otras 10.000, aunque mi media son unos 4.000 euros", dice. Además, tiene decenas de suscriptores, apostadores que pagan por tener sus pronósticos sobre fútbol.

Y, pese a los datos que están saliendo relacionados con la operación Oikos contra los amaños, él defiende que "existen menos apaños de lo que la gente se cree. En el fútbol profesional, casi ninguno. Estoy viendo todo esto que se publica del Valladolid, que dice uno que tenía a siete jugadores comprados, y no me lo acabo de creer. En deportes como el tenis es mucho más fácil, tienen un problema grave, pero en fútbol profesional es muy difícil".

"Otra cosa distinta es Segunda B o Tercera", reconoce, "si tú eres jugador de un equipo de Tercera que ni cobra y en un partido no se juega nada, pues es muy fácil ponerse de acuerdo con otro y apostar unos cientos de euros en cualquier máquina de apuestas deportivas. Pero también a un nivel muy casero, porque en esos partidos no se pueden jugar grandes cantidades, las casas lo limitan. Tú en un partido de esos puedes jugar al 1-X-2 y como mucho a diferencia de goles, no puedes apostar más porque no te dan ni la oportunidad".

Él sabe bien dónde y cuánto apostar, porque de hecho la mayoría de casas de apuestas lo tienen vetado o muy limitado en las cantidades, por lo que ha de recurrir a intermediarios, cuentas interpuestas, el extranjero... Por eso sabe que "puedes apostar a muchas variables en partidos puntuales y muy importantes, que tienen mucho mercado, pero no grandes cantidades. Por ejemplo, apostar a córners no da mucho dinero".

egún este profesional, "solo hay tres maneras de apostar mucho dinero: al 1-x-2, pero las cuotas no son muy altas; a diferencia de goles, y al hándicap asiático. Esta modalidad fue creada para equilibrar cuando hay mucha desigualdad: si juega el Lugo contra el Real Madrid, es normal que pierda el Lugo, pero con el hándicap asiático puedes apostar a que gana el Madrid por más 3,5 goles, y así subes mucho la cuota".

Por eso, los rumores sobre amaños extendidos en el fútbol profesional^"se los creen los ingenuos, entre los profesionales nos reímos. Hay mucha leyenda urbana".

"El Lugo-Mirandés era empate, y mira"
La práctica totalidad de partidos sobre los que alertó FederBet AISBL eran de categorías no profesionales Josemma no deja de mostrar su sorpresa por todo los que se está conociendo en torno al Valladolid, el Huesca y los amaños de partidos de fútbol. Y sigue manteniendo que hay menos de lo que piensa y, sobre todo, de lo que se dice.

"Como profesional", comenta este tipster y apostador, "te llegan muchísimos rumores y supuestos chivatazos, pero es que en este mundo hay mucho fantasma. Luego se habla del partido que coincidió el resultado que se decía, pero no de que la gran mayoría de esos rumores al final fallan". Entre estos pone un ejemplo muy claro: "Me acuerdo de hace dos o tres temporadas que el último partido de Liga de Segunda A era el Lugo contra el Mirandés, y el empate salvaba a los dos del descenso; se dijo que el empate estaba amañado y las casas de apuestas solo pagaban 1,25 el empate; y se puso por delante el Lugo y seguían pagando 1,25, sin mover la cuota; al final ganó el Lugo, el Mirandés descendió y sin embargo nadie recuerda aquellos pronósticos. Pues como ese, la mayoría".

Aún hay ejemplos más recientes: "Este año todo el mundo daba por seguro que el Getafe iba a ganar al Villarreal, se habló mucho de ese partido, y no ganó".

Hay que recordar, en este sentido, el informe de FederBet AISBL, la federación europea de casas de apuestas que persigue los apaños y alerta a las autoridades si detecta movimientos inexplicables en las apuestas. Por ejemplo, en la temporada 2015-16 hubo sospecha de amaño en 223 partidos o eventos deportivos en el continente: 115 partidos de fútbol, entre ellos, cuatro de la Tercera española; 63 partidos de tenis —cuatro con españoles—; 15 encuentros de voleibol; 15 de baloncesto; 1 de voley playa; 5 de balonmano; 3 de hockey y 6 de tenis de mesa.

Las cosas no han cambiado mucho desde entonces, y los partidos de fútbol profesional bajo sospecha real en España han sido muy pocos, y en ningún caso de los investigados se ha llegado a condenar a nadie. Una situación muy diferente, según alertan los expertos, es la de países asiáticos como Indonesia o europeos como Bulgaria, Albania o Chipre, donde el nivel de amaños es tal que aceptar una apuesta es un riesgo. Caso bien distinto entre los países importantes de Europa es Italia, con una larga tradición y un sólido presente de trampas a todos los niveles.

Comentarios